Actualizado hace: 11 minutos
Hugo Álvarez Plúa
Coronavirus y solidaridad

En abril del 2016, dos provincias de Ecuador fueron afectadas por un terremoto que provocó daños significativos en su economía y, además, causó la muerte a más de mil personas.

Lunes 20 Abril 2020 | 04:00

De esta catástrofe aún quedan secuelas, muchas familias no se han podido recuperar de su tragedia económica, de su afectación moral y sentimental. 

Cuatro años después, el Ecuador entero vive una de sus peores tragedias, causada por un enemigo invisible, un virus, conocido como COVID-19, patógeno que no discrimina entre ricos, pobres, jóvenes, adultos y ancianos. Mata porque mata.  
Lo preocupante de esta situación es que Ecuador, en este momento, tiene serios problemas económicos, provocados por la baja del precio del petróleo, la no venta de sus principales productos de exportación, tales como el camarón, cacao, flores y otros. Sumado a esto, la falta de previsión de recursos a través de fondos de contingencia para enfrentar cualquier riesgo que se presente. Es lamentable esta omisión, pero no existe otra alternativa que hacerle frente a esta crisis. 
En el terremoto de abril del 2016, la situación fue casi similar, nos encontrábamos sin recursos económicos para enfrentar esta catástrofe. En esa vez, solo eran dos provincias las afectadas, hoy es todo el país. En ese momento de dolor causado por este fenómeno natural, salió a flote el recurso más importante de los ecuatorianos, la solidaridad, ese sentimiento positivo del que estamos provistos para salir a mitigar el dolor ajeno.
Hoy más que nunca es necesario volver a mostrar este noble sentimiento. Los ecuatorianos debemos salir en una gran cruzada para recaudar recursos económicos, pero eso sí, de una manera voluntaria. ¿Quiénes debemos apoyar? Todos, absolutamente todos, pero, sobre todo, los que más tienen (empresarios, políticos, deportistas y otros). Son ellos los que deben desprenderse de un poco de su riqueza para salvar a la patria, que está amenazada por un enemigo microscópico, pero de incalculable daños.
Es necesario dejar claro, que dichos recursos deben ser utilizados para cumplir con los objetivos con los que fue solicitado. Con el dinero recaudado, se deben comprar especialmente, maquinas secuenciadoras para los análisis del COVID -19, camas, respiradores y otros equipos e insumos, que desde nuestro punto de vista, hoy hacen más que falta, y otros que los especialistas consideren necesarios. Tampoco nos podemos olvidar del mal que sufrimos muchos de los ecuatorianos, que quieren sacar provecho del dolor ajeno. Por lo tanto, estos dineros u otros recursos que se recauden, deben ser administrados con absoluta  transparencia y honestidad. Se debe conformar un selecto grupo de personas honestas y serias, que si existen en el país, para que finalmente rindan cuentas  a la patria  y a Dios.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: