Actualizado hace: 14 minutos
Roberto Baquerizo Carbo
La urgencia del Plan Trump

En 1970 los países árabes duplicaron el precio del barril de petróleo. Esos dineros fueron a parar a Inglaterra. Después de ser colocados internamente recorrieron los diferentes países occidentales europeos. En el ínterin, en EE.UU. la inflación iba en alza, por lo que los eurodólares fueron a depositarse en bancos americanos. Servido al propósito de fondear sus empresas, había que colocar en otros países y qué mejor que los latinoamericanos y los de Europa Oriental.

Miércoles 15 Abril 2020 | 04:00

En Ecuador la política económica era restrictiva y el encaje bancario alto. Los clientes iban a solicitar un crédito y salían con uno duplicado o triplicado en dólares. En 1982, después de 12 años de estabilidad en el tipo de cambio, se devaluó la moneda. A partir de ese momento las dificultades se presentaron, las empresas endeudadas en dólares y con activos en sucres no podían hacer frente a sus deudas dólares. La banca americana sabía que más de mil millones estaban en riesgo y que eso podía crear un grave problema bancario si se sumaban la de los otros países americanos en  igual situación. 
México nacionalizó su banca. En Ecuador, el Estado asumió la deuda del sector privado y los demás que representaban un riesgo aceptaron su pedido y así ayudamos al país del norte. Aceptamos conceder la Base de Manta. Durante la guerra mundial facilitamos las Islas Galápagos. Siempre hemos estado en disposición de dar una mano pese a la resistencia interna. 
Nos dolarizamos y por razones incomprensibles no cuadramos el proceso con la integración financiera, estaban en fila bancos internacionales de primera línea interesados en asentarse en nuestro país, los sobrevivientes cerraron fila y lo impidieron, quizás otro sería el cantar en las actuales circunstancias. 
Estamos para bien anclados al dólar. Al momento poco margen tenemos para actuar. La pandemia está quebrando el recetario económico de creyentes del mercado y del estado de bienestar, cualquier medida o idea trae, de lado y lado, críticas. Hay indicios de que al desastre se agregue lo político. 
Días atrás escribí sobre la propuesta del portovejense ingeniero Fernando Navia en el sentido de que el presidente Trump implemente, para los países con el dólar como moneda propia, un plan consistente en financiar sus necesidades adquiriendo bonos a la misma tasa de interés de los propios a 30 años plazo y con 10 años de gracia. 
Lo que al momento debemos hacer, con riesgo de disgusto de ortodoxos y mercantilistas,  es entrar en moratoria con el pago de la deuda externa y usar esos dineros para salvar el país. No hay otra. La embajadora Baki debe hablarle al oído al presidente Trump, que nos dé una mano, haciéndole ver la urgencia y lo fácil que sería la implementación de este programa para Ecuador, El Salvador y Panamá.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: