Actualizado hace: 3 horas 12 minutos
Andrea Limongi Santos
¡Felices pascuas!

¡Felices pascuas! es la frase favorita de una amiga. Sea la fecha que sea siempre anima a la gente con esas dos poderosas palabras.

Domingo 12 Abril 2020 | 04:00

 ¡Felices pascuas! es la frase favorita de una amiga. Sea la fecha que sea siempre anima a la gente con esas dos poderosas palabras.

Y es verdad que pasamos momentos difíciles, pero escuchar expresiones, canciones, poemas que te animen, se agradece desde el fondo del corazón.
Hoy, Domingo de Gloria, conmemoramos la resurrección de Jesucristo tras haber sido crucificado; con este día termina una atípica Semana Santa que no ha tenido los masivos rituales propios de la Iglesia católica. Este año no vimos viacrucis ni lavatorios de pies ni ningún acto masivo. Sin embargo, la FE está presente.
Los judíos celebran, por su parte, el Pésaj que es una festividad que conmemora la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto. Es su Pascua.
Ahora viene el tiempo pascual, que son los cincuenta días que van desde el Domingo de Resurrección hasta el domingo de Pentecostés (descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles de Jesucristo, iniciando el nacimiento de la Iglesia).
Sé que el dolor y temor están presentes en miles de ecuatorianos que han perdido familiares, han enfermado, están sin trabajo, con escasos recursos para vivir. Lo que no deben ni debemos es perder la FE y la esperanza de que esta crisis pasará. Hay mucha gente que está apoyando a través de ONG o en silencio, llegando con raciones de alimentos, ayuda médica a quienes por ahora no tienen opciones.
Seguro no es la primera ni la última pandemia que enfrente el mundo, pero sí es la más “viajada” y conocida debido al acceso masivo a medios de transporte y de comunicación. Lo que no debe ser es fuente de odio ni de desmoralización. Es normal estar asustados, pero debemos recordar que la información es una gran arma que no necesita de balas sino de conocimientos. Busquemos fuentes serias.
Y más allá de nuestras creencias, aprovechemos este tiempo de encierro para reflexionar sobre cómo podemos ser mejores personas, y cambiar cuando se abran las puertas a la normalidad. El recordar el pasado es morir a las cosas malas, con la esperanza de resucitar a una nueva vida.
No se vale que sigamos siendo personas buenas en palabras y no en acciones. No somos seres perfectos, pero sí tenemos que mejorar nuestra actitud; es un proceso y tenemos que darnos el tiempo para meditar al respecto.
Aprovechemos la Pascua para encontrarnos, se necesita decisión, querer y poder. En el silencio conseguiremos grandes revelaciones. 
Les comparto este fragmento bíblico que es hermoso.
“Tú eres mi escondite y mi escudo; en tu palabra he puesto mi esperanza”. Salmos 119:114
Feliz Pascua.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: