Actualizado hace: 2 horas 33 minutos
La muerte se nos vino…
La muerte se nos vino…
Por: Galo Barcia

Lunes 06 Abril 2020 | 04:00

De pronto, desde un sigilo inexplicable, armonizado, eso sí, con el dolor y el sufrimiento, apareció la muerte en manada; como ya había sido en otros instantes, como ya la humanidad la había sufrido en diferentes momentos, que, al menos, nuestra generación, no da testimonio; pues, hemos llorado por su zarpazo con familiares queridos, nuestros padres, por ejemplo, y también con amigos inolvidables sacudidos por su fuerza feroz, a lo mejor, cuando aún no era la hora...

Porque la ciencia, impredecible como es, ‘’lucha’’ por la supervivencia; y cada día nos vemos impresionados por sus destellos luminosos, aquellos que sentimos que nos incendian y merecen el aplauso; aunque yo, desde mi ignorancia, sin dudas, no puedo comprender por qué esas luchas de años siguen siendo eso y nada más: el cáncer y  la diabetes, por ejemplo..., al margen, de que, sin lugar a dudas, en nuestro país, SOLCA es una institución impecable en su lucha contra el cáncer; y me consta desde que un querido amigo, con sus dolencias, anda por esos lares...
¿Acaso, hay muertes distintas? ¿Será que una muerte es para unos y otra para otros? ¿Estará en sus entornos señalado el nombre de cada uno de nosotros, y la fecha del fin? En fin, tantos misterios, que sin conmover, como a mí, por ejemplo, me ponen el alma en vilo, y no por temerla, sino por ignorarla… porque ese es el condimento del misterio: reconocerlo y no saberlo...
El mundo entero está conmovido por la aparición de un virus, que sin distingos de ninguna naturaleza, está asolando a la humanidad. De hecho, y como ya lo estamos viendo, su poder de destrucción es implacable: de aquí, de allá, buenos, malos, ricos, pobres, tontos, inteligentes, pecadores, santurrones, justos, injustos, sanos, insanos, y toda la nomenclatura del haber social, van cayendo en sus garras; y, al parecer, solo es cuestión de tener suerte para ser indiferente a él.
Las grandes potencias, igualmente afectadas, cada a una a su manera, y que no deja de ser una acusación, dan explicaciones que en nuestro mundo lejano aparecen como ciertas, unas veces, o como inventos acomodaticios, en otras...
Pero,  lo cierto es que el mundo está conmovido. Es un enemigo invisible que dicen anda y se mueve por todos los entornos; y si bien, el consejo que se ha hecho proverbial es no salir de casa, ¿quién asegura que no entre por algún resquicio, aun teniendo todo cerrado?
Mientras vago por estas líneas y, al borde quedarme sin imaginación, recuerdo las palabras de Francis Bacon: ‘’A la naturaleza se la vence obedeciéndola’’.
Creo yo que si salimos airosos de este exterminio, habrá que celebrarlo, como un tercer día después de la muerte...
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: