Actualizado hace: 5 horas 45 minutos
Universi Zambrano Romero
El mensaje papal

Al margen de toda posición religiosa, ideológica o política, me permito comentar el impacto que nos causó la homilía del papa Francisco en relación con el pánico que ha generado en el mundo entero la presencia del coronavirus.

Domingo 05 Abril 2020 | 04:00

Qué oportuno es el mensaje del Pontífice en estos momentos de desesperación e impotencia que estamos padeciendo. “Es que no tenéis fe”, reproduciendo la parábola de Pedro, el pescador en medio de una gran tormenta en el mar de Galilea. Mientras Pedro y sus acompañantes temblaban de terror, Jesús se despertó y dijoles: “¿Es que no tenéis fe?” Al poco tiempo se calmó la tormenta y pudieron regresar sanos y salvos a la orilla con el producto de la pesca del día.
La pandemia ha traspasado océanos y continentes ocasionando todo género de trastornos y perjuicios: al comercio, el turismo, el deporte, la transportación aérea, marítima y terrestre, la educación, al trabajo, a la industria grande y pequeña, a las iglesias. Nadie está exento de este flagelo que nos amenaza. Estamos cumpliendo estoicamente un arresto domiciliario sin que hayamos incurrido en algún delito. Esta situación está concitando la solidaridad y la unión en las familias. Esta es quizás la parte positiva de la epidemia.
Frente a la angustia e indefensión que experimenta la humanidad,  en estos momentos en que el hombre a pesar de los avances científicos y tecnológicos, que   envanecido y lleno de soberbia despilfarra millones de dólares en la producción de armas nucleares de destrucción masiva y en la  conquista del espacio sideral, está demostrando su impotencia ante la aparición de un virus invisible, milimétricamente pequeño,  desconocido. La ciencia médica todavía no logra descubrir un antídoto o vacuna que podría detener esta pandemia que no tiene precedentes en la historia moderna de la humanidad. Tiene que darse el principio de que la ciencia tiene que estar en concordancia con la parte espiritual.
Solo nos queda la esperanza de que el Supremo Creador se apiade de nosotros y con su inmenso poder detenga esta catástrofe.
El mensaje papal fue dirigido a todos los creyentes en Dios, de todas las religiones que existen en el mundo, concitando la necesidad de lograr la unidad y la paz mundial.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: