Actualizado hace: 29 minutos
Artemidoro Zevallos Vera
Luto en la comunidad científica

El día viernes 27 de marzo de 2020 murió en Guayaquil el destacado médico Ernesto Macario Gutiérrez Vera, quien se convirtió de este modo en una nueva víctima de la pandemia viral que afecta a casi todos los países del mundo.

Viernes 03 Abril 2020 | 04:00

El doctor Ernesto Gutiérrez nació en Portoviejo el 8 de diciembre de 1937. Su padre fue el jurista chonense Dr. Macario Gutiérrez Solórzano, valioso educador, rector del Colegio Olmedo de Portoviejo y del Alejo Lascano de Jipijapa, gobernador de Manabí, legislador, presidente de la Casa de la Cultura del Guayas; su madre, la dama portovejense Alina Vera Loor, virtuosa y abnegada.
Su esposa, doña Delia Robles, también de esta ciudad, hija, a su vez, del doctor Cicerón Robles Velásquez, considerado uno de los más importantes tribunos del pueblo manabita. 
Ernesto Gutiérrez Vera formó parte de una valiosa generación de médicos, epidemiólogos e investigadores que siguieron las huellas del gran Eugenio Espejo y, en épocas más recientes, las del insigne Hideyo Noguchi  y del sabio ambateño Plutarco Naranjo Vargas. Por eso, desde la Dirección del entonces Instituto Nacional de Higiene y Medicina Tropical Leopoldo Izquieta Pérez  (en la actualidad, INSPI) y por muchos años, condujo avanzadas investigaciones que contribuyeron a reducir el impacto de varias enfermedades endémicas en nuestro medio.
Fue también ministro de Salud, cargo que desempeñó con honorabilidad y eficiencia. Fue el único investigador médico ecuatoriano galardonado con el Premio Internacional “Doctor Hideyo Noguchi”, otorgado en Japón, por iniciativa del Ministerio de Salud Pública del Ecuador,  en 1976, en la conmemoración  del centenario del nacimiento del gran sabio japonés. De este y de otros justos galardones jamás hizo ostentación, pues la vanidad no estaba incluida en su recia y noble personalidad. Padre y abuelo cariñoso. Amigo leal. Cumplidor de sus deberes sociales.
Pensador libre de ataduras o compromisos que pudieran menoscabar su derecho al respeto de todos. Lamentamos su partida; conservamos su ejemplo de vida. Otro lamentable deceso ocurrió igualmente en esta semana, en la provincia de Guayas: la vida del médico jipijapense doctor Jorge Washington Orlando Semería también fue segada por el COVID-19. Jorge Orlando participó activamente en la política estudiantil de la Universidad de Guayaquil.
Fue presidente de la FEUE y actuó siempre dentro de su organización política, con la cual llegó, en las elecciones seccionales de 2019, a obtener una concejalía en el cantón Salitre de dicha provincia. La corporación municipal lo designó vicealcalde, cargo que ocupó hasta el momento de su muerte.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: