Actualizado hace: 10 horas 42 minutos
Diego C. Delgado Jara
Los “olvidos” de Rafael Correa

El expresidente Correa solicita que Lenín Moreno “dé un paso al costado” y, en el mismo comunicado, pide que el Comando Conjunto, luego de consultar con los asambleístas, alcaldes y prefectos (productos de procesos electorales nada transparentes), le retire el apoyo a quien desde hace tiempo él llama “el peor gobierno de la historia”.

Domingo 29 Marzo 2020 | 11:20

Solicita además, al Comando Conjunto, que lleven a su casa a Jorge Glas para que asesore en las labores para enfrentar la emergencia sanitaria, luego de su exitosa gestión en la reconstrucción de Manabí después del terremoto.

Olvida Correa que fue él quien instaló en el poder a Lenín Moreno, al igual que a 74 asambleístas de AP, con un proceso electoral turbio.
Correa debe estar muy agradecido con un régimen que le ha brindado toda impunidad y no le ha hecho devolver un solo centavo; que jamás inició “la cirugía mayor contra la corrupción”; que nunca aceptó conformar una Comisión de Fiscalización, con el apoyo de la ONU, “similar a la de Guatemala”, como ofreció en la campaña electoral; que no movió un dedo para iniciar las acciones penales por los negociados de miles de millones de dólares en las refinerías, y cientos de otros negociados, y que, antes bien para él, se quemaron, de manera más que sospechosa y en tres días, los archivos de los documentos originales de la Contraloría, en beneficio de la impunidad de las “travesuras” del anterior y del actual Gobierno, en situación cómplice notoria, pues no existe un solo preso de semejante delito. Súmese a ello que quienes coordinaron dichas acciones, sin tener ninguna acusación ni acción penal en su contra, recibieron protección oficial; la propia policía los custodió desde la Embajada de México hasta Tababela, para que fueran jubilosos a sus “merecidas” vacaciones en México.
Sobre Glas, presidente del Comité de la Reconstrucción, existen denuncias documentadas de la Comisión Nacional Anticorrupción, incluyendo su filial de Manabí, donde se da cuenta que ni siquiera se construyeron los hospitales que hoy tanto bien harían a los enfermos de coronavirus; y hay informes de Contraloría que, a pesar de multimillonarios perjuicios evidenciados con pruebas irrefutables, duermen el sueño de los justos, protegidos por quienes deberían ser defensores del interés público.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: