Actualizado hace: 53 minutos
artesano
Se le llevaron 23 años de trabajo

Entraron a mi casa, me esposaron, se llevaron toda la mercadería del taller, me fui preso, pero en ocho horas demostré mi inocencia y salí libre, nos dejaron sin nada”, cuenta Clay Villarroel, quien hace 23 años se dedica a la fabricación de material pirotécnico.

Martes 16 Abril 2019 | 04:00

Su vivienda, ubicada en la comuna Julio Moreno Espinosa, fue allanada por policías, militares, comisaría y Fiscalía en enero del 2018. 
HASTA CARONDELET. Los uniformados decomisaron diez quintales llenos de voladores, camaretas (tumba casas), entre otros materiales que se utilizaban para la elaboración de los explosivos, según las declaraciones policiales de ese entonces. 
Clay dice que fue injusta su detención y decomiso de los materiales con los que  trabajó durante 23 años. 
“Yo soy un artesano profesional a nivel nacional, toda la vida me he dedicado con mi familia a este negocio y no es que ganamos riquezas porque ni casa propia tenemos”, expresa el hombre. 
El día del operativo el artesano fue detenido, después fue puesto en libertad porque demostró que no era ningún contrabandista de pirotecnia. 
“Mi error fue no tener los permisos del taller, nosotros con mis hijos hemos llevado nuestro trabajo de pirotecnia hasta el Palacio de Carondelet cuando el señor Lucio Gutiérrez era presidente del Ecuador”, dice. 
OTRA ACTIVIDAD. Actualmente Clay y su esposa tuvieron que cambiar la manera de ganarse la vida, ellos venden agua de coco en toda la comuna Julio Moreno Espinosa, con la ayuda de un triciclo donde transportan las pipas y una que otra fruta para expender, “por lo menos hay días que nos sale para comer”, manifiesta Mónica Bósquez, su esposa.
Clay asegura que estar libre es lo mejor de todo esto que le pasó, “somos de Ambato y recién llevamos tres años en la provincia, no vamos a dejar de trabajar a pesar de todas las circunstancias que pasen”. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala