Actualizado hace: 3 horas 39 minutos
Barrio
Puro lodo

Los esposos Borja Espinosa habitan más de dos décadas en el barrio Ángel Álava, de la cooperativa Virgen del Cisne, y en estos años no han visto mayores cambios en su entorno.

Domingo 07 Abril 2019 | 12:00

Dicen que de vez en cuando maquinaria ha visitado el sector para dar mantenimiento a sus calles, esto es temporal y todo vuelve a lo que actualmente ocurre, huecos y charcos de lodo.
Cuando llueve es peor, las calles pasan a ser verdaderos canales de agua.
Los habitantes veían una esperanza cercana para contar con el sistema de alcantarillado pluvial y sanitario, eran pacientes porque sabían que los trabajos terminarían en su tiempo, ahora ya no saben, la obra quedó paralizada.
 
Otras molestias. De la administración municipal actual ya no esperan nada, sus esperanzas están en las nuevas autoridades.
La campaña ya término y por ende ya nadie toca las puertas de sus casas para saludarles o abrazarlos prometiéndoles un cambio, “hay que ver si cumplen con lo dicho”, expresó una vecina adulta mayor que lleva tres años en el sitio.
Entre otros malestares entre los moradores del barrio está la falta de alumbrado, aunque cuentan con lámparas en un solo extremo en otros hace falta, esto ha provocado que la delincuencia se aproveche y robe a los transeúntes y hayan intentado también robar en las casas, las rondas policiales son esporádicas.
Algo que también llama la atención en una de las calles sin nombre es la gran cantidad de plástico entre el cableado eléctrico. 
Pedazos de cometas de los niños y jóvenes han terminado en esta red, esto se torna un tanto preocupante entre los vecinos. 
 
No falta el agua
En tiempo seco en este barrio sus pobladores no padecen de escasez de agua, por suerte solo escuchan como otros sectores claman por el servicio. Allí no falta, en unas pocas casas lo único que mencionan es que en ciertos días llega con algo de suciedad.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala