Actualizado hace: 34 minutos
Chone
Metió el cadáver de su mujer en un taxi

El sospechoso de matar a Gema Párraga (24) sigue prófugo. Un taxista contó que el acusado subió el cadáver a su carro.

Domingo 24 Marzo 2019 | 11:00

 La familia de Gemita, como le decían de cariño a Párraga, lloró desconsoladamente desde que se enteró que había sido asesinada. Sus lágrimas se magnificaron ayer, a las 11h00, cuando la joven fue sepultada en el cementerio Espíritu Santo de Chone, de donde era oriunda.

La mujer se fue de Manabí a Santo Domingo de los Tsáchilas hace 7 años, en busca de mejores días. En ese lapso se comprometió, tuvo dos hijos, se separó y se volvió a unir con otra pareja. Sin embargo, su nuevo amor sería el responsable de su muerte. 
Juan Hernández, tío de Gemita, comentó que él también hace unos 20 años partió a Santo Domingo y en esa provincia era el familiar más cercano que su sobrina tenía, por eso a él le avisaron primero del femicidio. Luego de los trámites de ley, se encargó de llevar el cuerpo a Chone, a donde llegó cerca de las 21h00 del viernes para ser velado.
El tío indicó que el hombre con quien estaba comprometida la joven administraba un gimnasio en Santo Domingo. 
“El cuerpo estaba guardado en un saco de yute. Se presume que este asesino pretendía sacar el cadáver a escondidas de la casa donde alquilaban para dejarlo botado en algún lugar, con la esperanza de que nadie la volviera a encontrar”, exclamó el tío.
Karina Vera, también familiar,  dijo que la noticia le cayó como un balde de agua fría, ya que en varias ocasiones Gemita había llegado a Chone con quien se dice la asesinó, e incluso  lo presentó a sus padres como su pareja. “Gema era una persona humilde y carismática. Esperamos que capturen al asesino”, manifestó Vera.
 
Iba a la concordia. En Santo Domingo, “Pablo” (nombre protegido), de 52 años y taxista, se llevó el susto de su vida. 
Él contó que la noche del jueves le fue solicitada una carrera por quien ahora es el sospechoso del crimen de Gema Párraga. 
Explicó que cuando iba a su casa, el presunto asesino le pidió una carrera mientras estaba en un cajero, a pocos metros de la calle Santa Rosa de Santo Domingo. “Me pidió que lo llevara a La Concordia y le dije que la carrera costaba 20 dólares. Luego me dijo que lo acompañara a una casa cerca del sector para llevar un bulto. Al llegar a la casa, él se bajó y abrió un portón, luego entré con él a ver el bulto que estaba en dos sacos. Lo ayudé a subirlo al carro, pero al darme cuenta de que algo no estaba bien y que parecía que se trataba de un muerto (el bulto) le dije que no le podía hacer la carrera”, narró el taxista. 
Añadió que luego el hombre, no muy alto y musculoso, tomó el bulto y lo ingresó a la casa mientras él se retiró del sitio. 
“Llamé al ECU-911 (22h55) a informar lo que había pasado”, indicó el taxista, quien ayer al revisar los diarios se enteró de que, efectivamente, en los sacos estaba el cadáver de una mujer, que había sido estrangulada. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala