Actualizado hace: 23 minutos
Actriz
Emilia Clarke: “Pedí a los médicos que me dejaran morir”

Protagonizar la serie ‘Juego de Tronos’ le ha dado reconocimiento mundial a Emilia Clarke, pero también casi le quita la vida.

Sábado 23 Marzo 2019 | 04:00

 La actriz inglesa estuvo en riesgo de morir no por las escenas de peligro que ha realizado a lo largo de la serie, sino por dos aneurismas cerebrales. 

Clarke, quien ya terminó de grabar la octava y última temporada de ‘Juego de Tronos’, reveló durante una entrevista a la revista New Yorker lo que le costó convertirse en una reconocida actriz gracias a la exitosa serie. 
Clarke contó que todo comenzó al acabar la primera temporada de Juego de Tronos, a principios del 2011 y cuando tenía apenas 24 años de edad. “Estaba aterrorizada por la atención, por un negocio que apenas entendía, por hacer honor a la confianza que los creadores de Tronos habían puesto en mí. Me sentí expuesta. En el primer episodio aparecí desnuda y a partir de ahí siempre me hice la misma pregunta: ‘Haces de una mujer fuerte y, sin embargo, te quitas la ropa. ¿Por qué? ¿Cuántos hombres debo matar para demostrar mi valía?”, manifestó la actriz en la entrevista.
Eso, sumado a la presión de ver cómo se había convertido en un ejemplo a seguir para muchas jóvenes que hasta vestían como su personaje (Daenerys Targaryen), le provocó mucho estrés. 
Para aliviarlo, explicó, comenzó a trabajar con un entrenador personal y durante una sesión con él comenzó a sentirse mal. “Sentí como si una banda elástica me apretara el cerebro. Casi arrastrándome llegué al vestidor. Llegué al baño y me arrodillé, con náuseas. Mientras el dolor me taladraba la cabeza cada vez más”, mencionó la intérprete. 
Una mujer la descubrió en ese estado y llamó a una ambulancia. 

La noticia. En el hospital “como nadie sabía qué me pasaba, los médicos y las enfermeras no podían administrarme medicamentos para aliviar el dolor. Finalmente me hicieron una resonancia magnética, una exploración del cerebro. El diagnóstico fue rápido y siniestro: una hemorragia subaracnoidea, un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal, causado por una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro. Tuve un aneurisma, una ruptura arterial”, relató la actriz.
“Si quería vivir y evitar secuelas terribles, tenía que someterme a una cirugía urgente”, añadió la inglesa.
La actriz se sometió a una intervención de tres horas. “Esta no sería mi última cirugía y no sería la peor”, contó. 

Dolor. Un mes después abandonó el hospital. “Regresé a mi vida, pero mientras estuve en el hospital, me avisaron que tenía un aneurisma más pequeño en el otro lado del cerebro y que podía romperse en cualquier momento. Los médicos dijeron que era pequeño y que era posible que permaneciera inactivo e inofensivo indefinidamente. Solo tendríamos que vigilarlo”, agregó Emilia.
Debido a eso “bebía morfina entre entrevista y entrevista. El dolor seguía allí y sentía un cansancio como multiplicado por un millón. Recuerdo que pensé: ‘no puedo pensar ni apenas respirar, y mucho menos ser encantadora”. 
La siguiente intervención por su segundo aneurisma llegó tras acabar la tercera temporada, en el 2013. 
“Cuando me despertaron, gritaba de dolor. El procedimiento había fallado. Tuve una hemorragia masiva y los médicos me dijeron que mis probabilidades de sobrevivir eran escasas si no volvían a operar. En mis peores momentos, llegué a pedir a los médicos que me dejaran morir”, mencionó Emilia.
Luego de ello, la joven, que ahora tiene 32 años, tuvo que ser operada nuevamente y ahora está agradecida con el equipo médico que le salvó la vida. “Hay algo gratificante de llegar al final de Juegos de Tronos. Estoy muy feliz de estar aquí para ver el final de esta historia y el comienzo de lo que venga después”, concluyó. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala