Actualizado hace: 7 horas 4 minutos
Antonio Velásquez Kuffo
Rescate a la agricultura

Esta fecunda labor agrícola siempre ha necesitado ser rescatada en su grave problemática socioeconómica, debido a la indiferencia de los gobiernos de turno, que en los últimos años han preferido la explotación y exportación petrolera.

Viernes 22 Marzo 2019 | 04:00

Aunque si esta área productiva ha sido atendida es cuando se la declara en emergencia; tal sucede ahora con este invierno fuerte, en que se le brinda un poco de atención, pero que no pasa de medidas paliativas y no como solución completa. Lo mismo, cuando aparecen las sequías.

Lo que no se alcanza a comprender por parte del Estado y sus mandos medios es que el problema del agro en general es de índole estructural por falta de la necesaria infraestructura agropecuaria, que consiste desde una racional asistencia crediticia y tecnología, incluyendo la vialidad rural, centros de acopios y comercialización, dotación de insumos y equipos a bajo costos; entre otros factores determinantes para que esta área económica pueda ofertar productos a precios estándares y competitivos dentro y fuera del país. Manteniéndose por eso estas graves distorsiones, o sea, por la ausencia de políticas de Estado, a fin de fomentar e impulsar a este castigado y olvidado sector productivo, que solamente es tomado en cuenta en tiempos de elecciones.
Siendo de ahí que, a pesar del escaso apoyo oficial, sin embargo esta área de producción, en parte viene abasteciendo al consumo interno de alimentos, dejando muy pocos excedentes para la agroexportación, y lo que se debe a los bajos niveles productivos y de productividad. Sobresaliendo de todas maneras, los productos tradicionales como el cacao, café, arroz, plátano, soja, etc. etc. 
Pero, de todos modos, no deja de ser preocupante, que por estas falencias la población del campo cada vez se ha estado reduciendo, de lo que hasta cuatro décadas era de un 60 % y actualmente de un 45 %; quedando solamente los adultos mayores y no así los jóvenes como gran fuerza laboral, no obstante, de la vocación agropecuaria en nuestra gente, en que muchos han preferido la ganadería como ocupación más rentable y menos complicada que la agricultura que es riesgosa en un 35 %.
Siendo lo insólito de esta problemática que ni siquiera se llegan a prever los desastres naturales y sus consecuencias, como las inundaciones a través del desazolve de los ríos, que todos los años aumentan sus niveles de sedimentación, al igual que en épocas de sequía no se asesora y se apoya económicamente a los pequeños y medianos agricultores en la construcción de albarradas, tapes y diques de agua. 
A pesar de que lo ideal es el regadío como solución final. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: