Actualizado hace: 3 horas 37 minutos
Dedos de seda en la reconstrucción
Dedos de seda en la reconstrucción
Por: Childerico Cevallos
chcevallos@eldiario.ec

Domingo 12 Agosto 2018 | 11:00

Luego de una larga y ensañada excomulgación gubernamental, la empresa Ediasa vuelve a recibir visitas de altos cargos de la administración nacional. Por una década estuvo excluida de la simpatía y la confianza de la corte mesiánica de la revolución ciudadana; de aquellos que ahora empiezan a sentir la reclusión de la censura ciudadana, sindicados de jugarretas millonarias que han lesionado profundamente al desarrollo del país.

En el desarrollo de esa conversión gubernamental, días atrás la vicepresidenta de la República, María Alejandra Vicuña, con más responsabilidades en la provincia por ser presidenta del Comité de la Reconstrucción de Manabi y Esmeraldas, fue huésped momentánea de la empresa.
Mente ágil, razonamiento controlado, facilidad de expresión para las respuestas, son parte del combo de habilidades exhibidas en diálogo distendido y sin protocolo que sostuviera con los principales de Ediasa. 
Una suerte de deshielo de la época gélida del Gobierno del iluminado Mashi de cinco estrellas con El Diario y Manavisión, especialmente.
Fue un momento de acercamiento, comprometiéndose a regresar para sostener un conversatorio más prolongado, a objeto de generar una mayor y mejor información de las intenciones del Gobierno para con la provincia y el país.
Saludamos aquella apertura oficial y confiamos en las buenas intenciones de la actual administración nacional, porque el anhelo al cambio está aún vivo en los corazones de los ecuatorianos, que a un año y un tercio más del inicio del nuevo Gobierno, esperan la concreción de las obras prometidas para impulsar su desarrollo.
Y es preciso que regrese para informar de las labores específicas desarrolladas por el Comité de la Reconstrucción, cuya apertura a la prensa recién cobró vida a raíz de la llegada de Pepe Herrera a la secretaría de la misma. Porque se requiere saber con mayor profundidad sobre las asignaciones de recursos a obras sin relación directa a los daños causados por el terremoto, como, por ejemplo, la frenética insistencia a abrir calles que partirían la pista del aeropuerto Reales Tamarindos; o la construcción de aproximadamente una decena de puentes en calles de Manta con un futurístico fin semejante al de la Refinería de Manabí.
Es que como que inicialmente se hubieran manejado con dedos de seda las aportaciones, ligeras y resbaladizas, con metida de mano bajo la costumbre del padrinazgo y las conveniencias políticas, que es lo que la actual administración ha prometido corregir, desfaciendo entuertos y enderezando rumbos.
La ilusión de obras suntuosas por las condiciones económicas actuales, sin mejoramiento seguro a la vista, hacen improcedentes y atentatorios los derroches económicos que dejan sin atención inmediata de recuperación a decenas de miles de damnificados, que esperan urgentemente recibir ayuda directa para rehabilitarse, como es el caso del comercio en todas sus manifestaciones.
La primera visita de doña María Alejandra a Medios Ediasa informativamente fue provechosa, esperamos que la segunda sea más.  
Prohibido olvidarla.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: