Actualizado hace: 20 minutos
Buena Vecina
En San Ignacio casi no tienen de qué quejarse

Empezaron con pocas casas, sin ningún servicio y ahora pasan la vida sin mayores apuros ni necesidades de servicios básicos.

Viernes 31 Agosto 2018 | 11:00

 Nadie sabe si su nombre se  debe a San Ignacio de Loyola o a una de sus primeras moradoras cuyo nombre era Ignacia, lo cierto es que el callejón de la parroquia 12 de Marzo tiene su propia historia.

Según Leonardo Palma, nieto de doña Ignacia, el barrio se inició con pocas casas y mucho monte; sin agua ni energía eléctrica.
“Esto era puro monte, no había nada”, recuerda don Leonardo, quien tiene viviendo allí más de 50 años.
Con el paso del tiempo y la llegada de más habitantes al callejón, se formó un comité barrial, gracias al cual los servicios básicos fueron llegando uno por uno.
Pese a esto, y como todo tiene su tiempo de vida útil, hoy en día los moradores tienen una necesidad:           el suministro de agua potable, el cual les llega como desganado, muy débil.
Según Rodolfo Moreira, otro de los habitantes antiguos, el líquido vital les llega por una tubería de apenas una pulgada. Antes tenían que coger agua en la madrugada, cuando había mayor presión.
“Esa tubería tiene más de 30 años de vejez y es muy pequeña, por eso el agua aquí llega con poca presión”, afirma el morador.
Igualmente, señala que el adoquinado de la calle, desde que se lo hizo, hace más de 20 años, no ha sido renovado, aunque no está muy deteriorado.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala