Actualizado hace: 22 minutos
Oswaldo Solórzano Vallejo
Ya no queda tiempo

El 16 de abril del año 2016, una fecha que quedará grabada en la memoria de todos los manabitas, fecha en que Portoviejo dejó de ser el centro del comercio de la provincia por el terremoto y la falta de acciones oportunas para la recuperación del comercio cantonal.

Martes 31 Julio 2018 | 04:00

 Hoy se me ocurre que el tiempo se está agotando y que debemos aportar con ideas nuevas, dejando a un lado nuestro descontento con la reconstrucción que debió darse luego del sismo.

Recuerdo con nostalgia nuestro mercado, alrededor del cual se ubicaron los principales comercios de la ciudad y se convirtieron en un imán que atraían a todos en nuestra provincia; y no es que venían exclusivamente al mercado, sino a  realizar sus compras en los negocios del entorno.
Luego se construyó en ese sitio un centro comercial, que con sus torres, que permanecieron  absolutamente vacías luego del terremoto de Bahía que dejó huellas que nunca fueron motivo de una reparación, pero seguía siendo el corazón del comercio provincial. Ahí se encontraban los más importantes comercios de nuestra ciudad.
Hoy, luego de casi tres años del sismo, se me ocurre que la recuperación demorará algunos años más, que parecería que no hay recursos ni proyectos, por lo que tengo la seguridad de que cualquier obra que se haga en el sitio donde estaba ubicado el centro comercial, se realizará a largo plazo, por lo cual propongo que le demos uso a ese predio ubicando ahí a los comerciantes autónomos.
Que con un convenio bien ejecutado que se realice con cada uno de los comerciantes, éstos se comprometan a desalojar el lugar para moverse a cualquier otro sitio que la municipalidad construya para ellos, para luego, cumplidos todos los requisitos necesarios para una obra importante, como es un nuevo centro comercial o plaza comercial, con diseños y financiamiento que haga posible la construcción, iniciar la obra que pide la ciudadanía portovejense.
Lo mismo se podría hacer en el terreno de Senagua, el cual me permito recordar que también tiene un pilotaje como lo tiene el terreno del centro comercial.
Parecería una idea descabellada, pero garantizo que dicha medida provocaría la recuperación del comercio y sería un aliciente para que los dueños de los lotes vacíos pensaran en construir o reconstruir sus patrimonios.
Convencido de que esta medida haría posible iniciar la recuperación del comercio, invito a la ciudadanía a apoyar esta idea o proponer otras soluciones que permitan devolverle a la ciudad el dinamismo comercial que fue, debería ser y aspiramos que en el futuro se recupere para nuestra ciudad.
Qué bueno sería cuando se acerque Navidad que se firmara ese compromiso con cada uno de los comerciantes en un centro de arbitraje, con responsabilidades civiles y penales individuales si no se cumple lo pactado; y así ver a un Portoviejo dinámico en estas fiestas de fin de año. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: