Actualizado hace: 9 horas 14 minutos
El Carmen
Su bebé estuvo secuestrado durante nueve días

La familia de Michael Sebastián aún tiene en su mente los días de angustia que vivieron por el rapto del menor.

Lunes 30 Julio 2018 | 11:00

El 30 de agosto del año anterior, la noticia del plagio de un niño de casi dos meses daba la vuelta al país, y diez días después la alegría por su rescate devolvía la felicidad a todos.

Jorge Daniel Iduarte Velásquez (23) y Ginger Lisbeth Briones Mendoza (18), padres del menor, hoy viven con alegría y hasta ya le celebraron el primer año de vida al niño.
Ginger Lisbeth aún se inquieta cuando recuerda el episodio que la separó de su hijo por más de una semana, sin saber qué le podía pasar a su pequeño vástago.
Fue algo que marcó su vida y no desea que a nadie le ocurra.
En su mente tiene el rostro de la mujer que se hizo su “amiga” para quitarle a su hijo, y cuando la mira en fotografía, o en el vídeo del rescate, entra en nervios, sostuvo.
Su ausencia.  La tarde de ese día jueves Ginger asistía a una cita médica en el hospital básico del cantón y una mujer se acercó para entablar amistad.
Fue tanta la confianza que ambas hicieron, que avanzaron juntas hasta el centro del cantón, aunque hay episodios de esa caminata que ella no los recuerda.
Cuando se aproximaban al parque central la mujer pidió a Ginger la criatura para llevarla en sus brazos, mientras que le pedía que fuera a ponerle una recarga para su teléfono celular.
Como la amistad estaba afianzándose, la madre de Michael aceptó, y luego de hacer el favor, al regresar al parque ya no encontró a la mujer, de la que ni siquiera el nombre conocía. Ahí empezó una pesadilla para ella y toda su familia.
Búsqueda. Desde rezos, marcha por la calle y acciones de toda índole hacía la familia del niño para que apareciera sano y salvo. Las muestras de solidaridad y apoyo venían de todos lados. Nueve días después del secuestro llegaron las primeras pistas que podrían dar con el paradero del menor. 
Una vez que se conoció dónde podría estar el niño, la Policía avanzó hasta una zona rural de Flavio Alfaro. Cuando un agente le entregó al niño, ella lloró de emoción y lo primero que hizo fue abrazarlo. Michael ya tenía dos meses, y los había cumplido en cautiverio. 
Su mamá recuerda que decenas de personas llegaron a conocerlo, tocarlo, mimarlo. Todos mostraban su alegría y admiración.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala