Actualizado hace: 4 minutos
Regresarle la vida al centro urbano
Regresarle la vida al centro urbano
Por: Childerico Cevallos
[email protected]

Domingo 29 Julio 2018 | 05:00

No tengo aún claras las intenciones municipales. Veo un horizonte realmente indefinido de lo que espera hacer la administración del cantón Portoviejo, en cuanto a la rehabilitación del centro comercial de la ciudad se refiere.

Para las pasadas y presentes generaciones, era el punto donde convergían mayoritariamente las masas comerciales y populares, diariamente. Y ansían que lo continúe siendo.
Se intenta maquillar su aspecto de abandono para que no sea de espanto. A pesar del supremo esfuerzo de los propietarios de terrenos y locales comerciales, que obligados por la sobrevivencia se aventuraron a repararlos y ponerlos en funcionamiento, la respuesta oficial a devolverle las obras básicas y los servicios elementales no llega. 
La que se denominó “zona cero”, por haber recibido la mayor afectación destructora del terremoto del 16 de abril del 2016, sigue siendo “zona cero” por el silencio oficial a los reclamos constantes de parte de quienes sienten la frustración de aún no poder regresar a revivir el lugar donde nacieron o se formaron o desarrollaron su vida o negocio.
Al parecer, aquello de que “Portoviejo nace de ti” sirve para la canción melosa de la publicidad, porque en realidad son contadas las personas quienes, como en juego de Lego, están, a su gusto, antojos y caprichos, dándole forma a la ciudad de un “Portoviejo nace de mí”.
Porque, ¿sabe alguien si alguna persona, entidad social o colegio de profesionales ha compartido o formado parte de grupo en que se haya consultado, discutido y, principalmente, decidido las obras prioritarias así como la arquitectura que debe primar en la capital manabita?
Es indudable que las pinceladas y la arquitectura impuestas a las once manzanas, de la zona llamada regenerada, brindan una atractiva imagen que concita la atención, asegurándose, además, en la propaganda, que esta servirá para recobrar el movimiento nocturno que décadas atrás la caracterizaba.
Se atribuye a una ineficiencia administrativa que la actividad comercial desapareciera por las noches, lo que parcialmente es cierto. Pero no del lado del comercio.
Recordemos que, hace pocos años, la Cámara de Comercio intentó extender la atención a horas de la noche, contando con la colaboración de la municipalidad.
No duró mucho por la corta e insuficiente presencia policial. La inseguridad espantó a compradores y vendedores. Fue eso.
Y ahora el cuento es el mismo. Seguridad es una de las exigencias que demandan los propietarios de edificios y arrendatarios que ansían volver al centro comercial citadino, por supuesto seguido de la rehabilitación de los principales servicios públicos municipales y estatales, hasta ahora demorados.
Hay que pensar que si cada uno anda por su lado, el estire y encoge será permanente.  
Mientras, la angustia, la incertidumbre y el malestar seguirán creciendo, ensombreciendo más el panorama de los insatisfechos, que deben soltar oxígeno para no explotar. Ojalá que no pase eso. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: