Actualizado hace: 35 minutos
Portoviejo
“Resucitó” del coma al tercer día

Se escapó un momento de su trabajo para ir a comer ceviche, pero en el camino se accidentó.

Sábado 28 Julio 2018 | 11:00

 “Luchito”, nombre protegido, trabajaba como docente de una escuela particular y hace diez años estuvo literalmente en las puertas del cielo, pero lo regresaron de allí.

“Soy como Jesús que murió, pero resucitó al tercer día. A mí me sucedió lo mismo, después de haber estado tres días prácticamente muerto, resucité”, comentó “Luchito” sobre lo que le sucedió.
El hombre, que actualmente tiene 40 años de edad, recordó que hace diez años mientras trabajaba como profesor de un plantel educativo decidió dejar un momento sus actividades para ir a comer un ceviche.
Eran las 08h00 del 24 de mayo del 2008, cuando en el plantel educativo se realizaba la hora cívica para recordar La Batalla del Pichincha, después de eso “Luchito” agarró su moto y salió con destino a la vía a Santa Ana para ir a desayunar, pero cuando ya estaba cerca de la cevichería se le cruzó una persona en la vía y él por no atropellarla la esquivó, pero perdió pista.
Hasta ahí recuerda. Lo que a continuación nos relató se lo contaron.
Después de accidentarse se levantó, agarró la moto y la guardó en una casa del sector, luego llegaron sus familiares y lo notaron que su estado de salud no era normal y decidieron llevarlo a una casa de salud de Portoviejo.
Le contaron que él estaba consciente, pero su estado de salud se complicó a tal punto que los médicos tuvieron que intubarlo y darles a los familiares pocas esperanzas de vida.
 
Despertó. “Luchito” dijo que al tercer día de estar en coma se despertó y se asustó al verse intubado y frente a él estaba su esposa cuidándolo.
Luego de eso estuvo internado un mes en el hospital.
“Fue ella que me contó todo lo que me había pasado y hasta ahora por más que hago memoria no recuerdo qué me pasó, todo lo que sé fue porque me contaron”, expresó.
Han pasado diez años y “Luchito” ha logrado recuperarse, aunque los primeros años después del accidente sufrió mucho, ya que quedó sin poder caminar, hablar ni comer.
Destacó que tuvo que hacer terapias para volver a su vida normal.
Con el pasar del tiempo estudió para ser ingeniero civil y lo logró, aunque cuando tenía que estudiar le dolía la cabeza por el esfuerzo mental que hacía, indicó. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala