Actualizado hace: 4 horas 44 minutos
Portoviejo.
Las víctimas tienen una mano amiga

La pasión por reconstruir partes afectadas en el cuerpo de una persona lo llevó a especializarse en Francia.

Martes 24 Julio 2018 | 10:00

Pablo Guerrero Pico se incorporó en París como cirujano plástico reconstructivo y estético.

Retornó al país hace 25 años para trabajar al servicio del hospital Verdi Cevallos, de Portoviejo.
Recordó que en ese tiempo no había partidas para poder trabajar en la casa de salud y estuvo laborando sin cobrar durante seis años, hasta que en 1999 le asignaron el nombramiento.
Señaló que le satisface ver recuperados a los pacientes que llegan al hospital tras haber sufrido algún tipo de accidente.
Él ha podido ayudar en la reconstrucción corporal de pacientes, que con el tiempo retomaron su vida normal.
> Casos. Entre los recuerdos que Guerrero destaca, está el de un niño que llegó hace unos 23 años al hospital con el rostro desfigurado porque un perro lo mordió.
El caso era grave, pero él intervino y logró reconstruir la región facial del niño, quien ahora es un adulto normal.
El paciente siempre que lo ve le agradece por su ayuda.
Otro de los casos que le llamaron la atención fue cuando recién estaba haciendo el internado, en 1983.
Al hospital llegó un hombre que había recibido un machetazo en la cara y le habían desprendido la nariz.
Ese hecho sucedió en el sitio Mejía.
Recuerda que el doctor Enrique García era el emergenciólogo y le dijo “Pablo te tengo un paciente, es tuyo”.
Guerrero se considera una persona decidida y no lo pensó dos veces e intervino al herido y le reconstruyó el rostro, y sobre todo le salvó la vida.
El médico dijo que con el pasar de los años solo una vez volvió a ver al hombre y espera verlo de nuevo para saludarlo y darle un abrazo, porque esa fue una de las cirugías más complicadas que ha hecho.
>Curiosos. Uno de los casos curiosos fue el de un paciente al que le tocó reconstruirle la nariz que se la había cortado con una amoladora.
Lo curioso no fue eso sino que el paciente mientras estuvo internado en la casa de salud enamoró a una de las enfermeras que lo atendía.
Esta pareja hasta la actualidad mantiene la relación sentimental.
Guerrero es director de la unidad de quemados.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala