Actualizado hace: 25 minutos
Santa Ana
Un milagro hizo que la bebé apareciera debajo del asiento

Cada vez que Agustina Vera viaja de Olmedo a Portoviejo su piel se eriza al llegar al último cerro (sector de Visquije), ya que fue allí donde sufrió un accidente.

Sábado 21 Julio 2018 | 11:00

Aconteció en un mes en que llovía copiosamente.

Justo viajaba con una de sus hijas, aún bebé, hacia Santa Ana para vender maíz, cuando el vehículo en el que iba con otros pasajeros se quedó sin frenos.
La camioneta rodó, incontenible. 
Dio varias vueltas de campana tras impactar con la colina y luego volvió a la vía.
Una persona falleció. Los cuerpos de los heridos quedaron en un tramo de 50 metros.
Agustina Vera quedó ilesa, aunque su hija resultó lastimada en un percance cubierto por la mano de Dios.
Viaje. El 5 de marzo del año 2010 Marlene decidió salir a la ciudad para sacar productos y luego 
visitar a su familia en Portoviejo.
Salió del sitio Agua Fría del cantón Olmedo antes de que cantaran los gallos. Tres sacos de maíz y dos de maní estaban entre sus bienes. 
El vehículo en el que viajaba hizo varias paradas en el trayecto para recoger a otras personas que, al igual que Marlene, tenían la firme intención de hacer dinero con los productos que brinda la tierra.
Percance. La carga y los pasajeros se completaron en la vía principal. “Por lo general éramos personas que nos conocíamos y así era más seguro viajar”, dijo Vera.
El traslado no tuvo retrasos. Marlene llevaba un bebé en brazos, así que se ganó el espacio para ir en la cabina, junto al conductor; mientras en el balde iban otras personas.
Luego de curvas y maltratos en una vía destruida (ahora en reconstrucción), los pasajeros comenzaron a sonreír al mirar el horizonte claro tras la salida del sol. 
Pero al descender el último cerro, quizás el más pronunciado de la vía Santa Ana-Olmedo, la camioneta comenzó a ganar velocidad. 
“El chofer hundía el freno, pero no respondía”, precisó Marlene.
El conductor trató de encunetar el carro, pero una roca devolvió el vehículo a la carretera.
La camioneta sin dirección rodó varios metros. Los pasajeros quedaron regados en un tramo de 50 metros, golpeados, y algunos inconscientes. 
Marlene pensó lo peor al perder a su bebé de los brazos, sin embargo, como si fuese milagro divino la niña estaba debajo de los asientos con golpes leves.
Los accidentados fueron llevados al centro de salud de Santa Ana, donde permanecieron pocas horas en observación. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala