Actualizado hace: 8 horas 10 minutos
Renacer gremial agrícola
Renacer gremial agrícola
Por: Alfredo Saltos Guale

Sábado 30 Diciembre 2017 | 04:00

El Diario informó el sábado pasado que se habían reabierto los portones de la Cámara de Agricultura de Manabí y Esmeraldas, con sede en Portoviejo, luego de un cierre de más de ocho años motivado por el escaso o ningún interés del régimen de escuchar requerimientos de organizaciones vinculadas con el más importante sector productivo de la sociedad ecuatoriana. Y es que los gremios agrarios manabitas, grandes o pequeños, es decir independiente de la cabida de los predios, siempre fueron voceros idóneos del acontecer campestre, por la fortaleza y sabiduría de sus planteamientos y además respetables críticos de un agro en abandono.

Las cámaras de agricultores y ganaderos jamás deben rehuir manifestarse con frontalidad, sin  resquemores, dado el elevado nivel de conocimiento que les caracteriza, reflejando el sentir de una realidad agrícola provincial seriamente deteriorada y olvidada, a pesar de haber contado con inmensos recursos para proyectarla hacia un futuro de abundancia y bienestar, pero le fueron escamoteados cuando más se requerían, mientras los centros agrícolas cantonales, con escasas excepciones, y la propia cámara, silenciaron permitiendo el dispendio y dejando que la desidia se imponga, cuyo desgarrador ejemplo lo constituye la falta de reparación oportuna de los canales de riego manabitas destruidos por el demoledor sismo.
Otrora las cámaras fueron protagonistas de grandes protestas, justas y sentidas, lograron respetabilidad y espacios de poder, notorios por la presencia de sus delegados en los organismos de decisión pública como las autoridades portuarias, bancos de desarrollo, entidades de manejo de la propiedad de las tierras, institutos de planificación, de investigación y transferencia de tecnología, no como convidados silenciosos, sino como relevantes miembros capaces de marcar y exigir sendas en beneficio de un desarrollo aún esperado para la agricultura, ganadería y sus actividades afines.
Que la renacida cámara invite a los colegios profesionales provinciales, especialmente a  ingenieros agrónomos y médicos veterinarios, a que se constituyan en confiables asesores y a extécnicos de INIAP, que en un bien núcleo activan en Manabí, y formulen orientaciones hacia el rescate y capitalización de esa entidad, básica para el crecimiento y aumento de la productividad del campo. Estamos convencidos de que esa pléyade de expertos estaría presta a asumir ese desafío; nosotros, entre tanto, continuaremos haciendo opinión por el reconocimiento de Ecuador como país agrario, agroalimentario, agroindustrial y agroexportador. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: