Actualizado hace: 45 minutos
Ordenanzas municipales
Ordenanzas municipales
Por: José Ramón Moreira Aliatis
ing.jrma@hotmail.com

Viernes 29 Diciembre 2017 | 04:00

La anarquía que desde hacía cierto tiempo reinaba entre la tropa se contagiaba poco a poco a la totalidad de los mandos: nadie parecía preocuparse de lo que hacía el prójimo; cada cual miraba por sí mismo. (Juan Goytisolo)

El devastador sismo con que la naturaleza nos asoló, que en sí pudo ser una tragedia para quebrar el espíritu de las personas, al mismo tiempo sirvió de oportunidad para engrandecernos y poder favorecer a la mayor cantidad de comunidades, sacando adelante esa robustez que el pueblo manabita tiene escondida en lo más profundo de su alma.
¿Quién en su sano juicio hubiera pensado que fue ese el detonante para transformar las urbes de nuestro terruño? A mi entender…nadie. Todos creemos que sí se pagó un inmenso precio en vidas, en pérdidas de viviendas, trabajo, en la atomización de nuestros amigos de familias, de los que ahora ya no disfrutamos del goce de las comodidades. 
Y que estamos dispuestos a ser tolerantes con el infortunio, con tal de que las ciudades, del tamaño que sean, se regeneren de la manera más agradable y técnica posible. Y mi percepción de lo que digo me permite poner como ejemplo el parque La Rotonda de la ciudad capital, digno faro para todo Manabí.
Todas las transformaciones necesitan integrarse, todo el cuerpo educativo, social, administrativo, cultural, económico, político; y esto debe ser entendido y aplicado por toda la sociedad. Todos debemos empujar para que la población goce de los beneficios del buen vivir que nos merecemos. En el camino encontraremos resistencias, siempre ha sido así; desde los estados y los gobiernos se deben crear normas que regulen el convivir de los ciudadanos con sus pertenencias comunitarias. 
Nos parece insensible que el esfuerzo que muchos han realizado para lograr la excelencia, unos pocos con malas costumbres, malos hábitos, echen por los suelos el sacrificio de muchos otros.
Ya se debe estar trabajando en la elaboración de ordenanzas que regulen las nuevas comunidades; sabemos que hay cantidades de reglas que en la actualidad nadie les teme, es ahora que hay que compendiarlas y crear una nueva. 
Esta ley debe ir aparejada a los avances tecnológicos y comunicacionales, y para que las normas sean respetadas y no queden en letra muerta -como está pasando y ha sucedido siempre-, los legisladores deben producir una  Superintendencia de Control de esta ordenanza, donde haya la coordinación con policías municipales y nacionales, con tránsito, con medio ambiente, y algún organismo complementario que ayude a la ejecución de lo que allí se establezca. 
Deben constar infracciones y delitos. La demagogia del cuerpo edilicio se debe desterrar, la única manera de lograr respeto es siendo castigadores. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: