Actualizado hace: 9 minutos
Santo Domingo
Formadores por vocación

La entrega, dedicación y el cariño por el fútbol son cualidades que comparten tres entrenadores de Santo Domingo.

Viernes 29 Diciembre 2017 | 11:00

De la mano de estos hombres el fútbol local con el pasar de los años se ha ido fortaleciendo. 

Darwin Castillo es el director general de Colorados Jaipadida. 
El entrenador señala que en su adolescencia fue jugador, era seleccionado de Santo Domingo en las categorías menores, sub 14 y 16. 
En su juventud formó parte de la categoría de menores de Emelec, donde estuvo un año, y de Barcelona, en el que permaneció por el mismo tiempo. 
Por problemas económicos con un equipo de la Serie B decidió regresar a Santo Domingo, a retomar sus estudios.
La era de Jaipadida nace en el 2004, por un proyecto universitario conformado por cuatro estudiantes, encabezado por Darwin Castillo. Su esfuerzo y dedicación le dieron frutos, ahora la escuela de fútbol tiene 13 años preparando a niños y jóvenes de la ciudad. “Jamás pensamos en tener una academia de fútbol y contar con chicos en primera categoría”, afirmó.  
La academia en la actualidad cuenta con alumnos desde los 4 años en adelante, que se instruyen y preparan para ser profesionales. 
Según Castillo, la escuela es parte del proceso de los jóvenes, ya que ellos continúan con su carrera, “Jaipadida no es un centro de alto rendimiento sino una escuela de recreación y formación”, aclaró. 
La institución ha tenido muchos triunfos, en el 2017 fueron campeones en cinco categorías en el torneo IK9: sub 6, 7, 9, 14 y 15.  
El principal objetivo traspasa los títulos en las divisiones menores, el sueño es que Colorados Jaipadida sea el primer equipo de Santo Domingo en ascender a la primera B; y en el campo dirigencial ejercer como agentes FIFA para velar los intereses económicos y contractuales de los deportistas.

El legado de un ídolo. El toque sutil y la gran pegada de afuera del área, eran las características de José Echeverría en el campo de juego. 
“Pepe”, como lo conocen en el ámbito futbolístico, se formó como jugador desde temprana edad en el Club Sport 3 de Julio, el ídolo de la ciudad.
Después de su retirada, el equipo le abrió las puertas nuevamente como director de las divisiones menores. 
Como jugador profesional estuvo 12 años, militó en diferentes equipos siendo los más representativos El Nacional, Deportivo Quito, Macará, Técnico Universitario, también formó parte en dos ocasiones de la Selección del Ecuador, afirma. 
“Recorrí bastante y los conocimientos que obtuve lo estoy impartiendo aquí en el club”, mencionó el “profe”. 
El exjugador se fue puliendo como formador de jóvenes en la escuela de fútbol del municipio, es ahí que surgió la idea de independizarse. Ahora Echeverría tomó la batuta del “Súper 3”, como lo conocen al club, desde hace un año.
Allí dirige a chicos en categorías desde los 6 hasta los 18 años. Indica que desde sus inicios el 3 de Julio ha sido la cuna de muchos jugadores, que ahora forman parte en diferentes equipos del país.  
Según el entrenador, el objetivo primordial es regresar al equipo al torneo de segunda categoría y darle el lugar que siempre ha tenido.

El hombre de Chichos Colorados. El sueño por formar deportistas competitivos hizo que Richard Chungandro sea otro de los artífices importantes educando, preparando y formando a la niñez que ama el fútbol.
Chungandro es el director general de Chichos Colorados, escuela de fútbol que ha tenido un legado de jugadores destacados. Su etapa como futbolista la inició desde joven, siendo seleccionado del cantón, donde también fue parte de equipos como El Nacional y el 3 de Julio. “Para ser formador de jóvenes se necesita de mucha dedicación, en especial de vocación”, indicó. 
Chichos Colorados tiene 17 años de vida institucional, conformada por categorías de 5 hasta los 16 años, “fue la mejor decisión que he tomado en toda mi vida. A lo largo de todos estos años gozamos con la confianza de la ciudadanía”, puntualizó. 
También fue entrenador de la Federación Deportiva Provincial de Santo Domingo de los Tsáchilas (Fedesdt).
Su trabajo con la niñez ha sido recompensado con los títulos que la escuela suma en su vitrina.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala