Actualizado hace: 5 minutos
Portoviejo
La muerte de Fausto no tuvo justicia

Rosa Guamán aseguró que jamás hizo un seguimiento al proceso por la muerte de su hijo, ocurrida el 23 de diciembre del 2016.

Jueves 28 Diciembre 2017 | 11:00

Aseguró que se interesó más en los heridos del accidente y en la sepultura de su hijo, quien fue de una conducta ejemplar y nunca tuvo una preocupación que no haya sido trabajar para respaldar el negocio familiar. 

Fausto Isama Guamán, de 23 años de edad, pereció a la medianoche mientras desembarcaba lechugas del negocio de la familia, ubicado en la avenida 15 de Abril, cerca a los terrenos donde funcionó la Pepsi Cola. 
“Estábamos trabajando cuando ese carro se nos vino encima, pero fue él quien recibió el golpe y se desvaneció en cuestión de segundos. Vecinos que bebían cerca nos ayudaron a llevarlo al hospital, pero las heridas fueron graves y murió minutos después”, expresó Rosa María Guamán.
De acuerdo a la Policía, esa madrugada detuvieron al conductor de una camioneta doble cabina en el centro de la ciudad. En un principio se especuló que habría originado el percance en la vía a Santa Ana, pero no se determinó la versión.
“Tengo entendido que estuvo preso dos días y lo dejaron libre. Todo se lo dejé en manos de Dios, porque es el único que sabe hacer justicia”, citó Rosa Guamán.
¿QUÉ PASÓ?. Guamán manifestó que frente a su negocio se encontraba un camión con legumbres y detrás la camioneta doble cabina de ella. Su hijo Fausto estaba bajando los productos para abastecerse. 
Repentinamente otra camioneta doble cabina a gran velocidad se impactó con uno de los carros estacionados y arrollaron a Fausto.
Mientras pedían auxilio, el causante del accidente fugó. El joven Fausto quedó aplastado, mientras que su tía Juana fue a parar dentro del camión.
“El saco con lechugas le cayó encima. Busqué ayuda, pero nada de lo que se hizo le pudo salvar la vida”, agregó. 
La herida, añadió, estuvo hospitalizada varias semanas; mientras que ella se encargó de sepultar a su vástago. 
Los restos de Fausto Germán fueron velados en su vivienda, ubicada en la ciudadela Sultana de los Andes (sector del ITSUP), donde radica una colonia de indígenas que hace más de 70 años se asentaron en Manabí y son dueños de comercios y proveedores de tiendas.
CONOCIDOS. La noticia de la muerte de Fausto Isama llenó de consternación a sus amigos y clientes, ya que a pesar de su juventud no tenía vergüenza para llevar un saco de frutas o verduras en sus hombros.
Miguel Macías aseveró que era entusiasta y trabajador. “Se daba tiempo para complacer a todos y jamás dio un no como respuesta. Perdimos a una persona positiva para la sociedad”, sostuvo.
JUNTO AL PADRE. Los restos de Fausto, luego de ser velado en Portoviejo, fueron llevados a Otavalo, en la provincia de Cotopaxi, donde recibieron sepultura junto a la tumba de su padre.
Rosa María Guamán indicó que él nació en Portoviejo, pero por costumbre lo “llevó a descansar junto a su padre”. “Nunca me desamparó y conservo los mejores recuerdos de mi hijo”, acotó.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala