Actualizado hace: 6 minutos
Navidad y nuevo año
Navidad y nuevo año
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 27 Diciembre 2017 | 04:00

Acaba de pasar la Navidad, una de las fechas especiales que celebra el mundo cristiano y que conmemora el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios hecho Hombre.

Es una fecha recordatoria que trae a la mente de todos ese acontecimiento de hace 2017 años, que hizo que el mundo cambiara con la oportunidad dada por Dios engendrando en María a su Hijo predestinado, que vino al mundo en calidad de hombre para enseñarnos un nuevo estilo de vida con la creencia de ese Ser Supremo que debe motivarnos a la comprensión, a la unión y al amor entre todos, sin odios ni egoísmos.
La Navidad ha llegado a motivarnos sin considerar distancias, haciendo que busquemos esa unión que enlace a la familia y que promueva ese cariño fraternal y ese amor que debe permanecer por siempre, no solamente con motivo de esta festividad que año a año se celebra en el mundo cristiano.
Sinceramente, creemos que las enseñanzas de Dios a través de su hijo Jesucristo deben hacernos reflexionar, trayendo a la mente lo que sucedió hace cientos de años, y que, a pesar del tiempo transcurrido, permanecen vigentes e induciéndonos a que individualmente operemos dentro de esos cambios que requiere la sociedad para hacernos más útiles en esta humanidad de ayer, de hoy y de siempre.
Se está a pocos días de que finalice el 2017 y faltando 5 días para que llegue un nuevo año, como lo será el 2018, con mayor razón debemos entrar en ese periodo de reflexión; y pensando en el amor al prójimo como a nosotros mismos, tratar de llegar al respeto a los demás, a la unión y a la confraternidad, para así todos juntos, como si fuéramos una sola familia, llegar a conseguir una vida mejor dentro de un mundo mejor.
Que la Navidad que acaba de pasar y que el advenimiento del nuevo año nos simbolicen esas motivaciones anotadas que tanto se necesitan por acá y por allá, para tratar de encontrar esos cambios individuales y colectivos que se requieren por todas partes, para llegar a hacer lo que todos realmente debemos ser.
Tanto es así que ahora, más que nunca, los bahieños de nacimiento y los de corazón debemos hacer que prevalezcan entre nosotros esos preceptos que nos motiven y nos lleven a esa necesaria unión y comprensión, que hagan posible que entre todos empujemos el carro del progreso que lleve a que Bahía de Caráquez salga de ese estado de postración, de abandono y soledad en que se encuentra. 
Esto como secuela de ese terremoto 16 A y por el quemeimportismo de las autoridades llamadas a trabajar desde hace tiempo por esa necesaria reconstrucción urbanística y por la rehabilitación económica de esta ciudad, que, como lo venimos diciendo, ahora sí “no tiene copia”. 
Bahía de Caráquez debe volver a ser lo que siempre fue. Hasta tanto, mis deseos por que todos hayan tenido una feliz Navidad y por un próspero y feliz Año Nuevo.  
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: