Actualizado hace: 24 minutos
Azuay
Las leyendas y el turismo

Un jeroglífico dentro de una cueva de cuatro rocas convierte el lugar en mágico y misterioso.

Martes 26 Diciembre 2017 | 04:00

 La cueva está junto a una centena de rocas y piedras tendidas naturalmente en unas dos hectáreas de terreno. Los nativos lo llaman el “bosque de piedra”. Está situado en la parroquia La Asunción, jurisdicción del cantón Girón, a 58 kilómetros al sur de Cuenca.

Las piedras son de distintos tamaños y formas. Están regadas al azar y en medio de la musicalización de la naturaleza, con el trino de las aves y la percepción del ruido del viento que lo convierte en un sitio de pasividad y tranquilidad.
“Aquí, cuando llueve y se nubla, se escucha el abrir y cerrar de puertas. De vez en cuando los cánticos antiguos de las misas en latín llenan el ambiente”, cuenta Manuel Aguilar, nativo de la zona.
El hombre, de 58 años, con el rostro lleno de emoción y alegría, moviendo rápidamente las manos, entre suspiros y la mirada hacia el cerro Huaycañay (falda donde se encuentran las rocas), lleva a hacer soñar a quien oye su relato. “Los sonidos no siembran miedo, convocan al descanso espiritual”.
 
>Más historias. Otra de las historias sobre las piedras relata que hubo un pueblo antiguo cuyos habitantes no se portaban bien, todo era farra y promiscuidad, hasta que vino un terremoto como castigo de los dioses, que dejó atrapado al recinto entre las piedras.
“Son restos volcánicos. Entre sus piedras se han hallado vestigios incaicos, los que aún siguen en estudio, sin que se obtengan resultados de los análisis que desde hace años desarrollan técnicos que vinieron desde el exterior”, explica Milton Cajamarca, vocal del Gobierno Autónomo Descentralizado Parroquial de La Asunción, que asegura que el sector donde se hallan los vestigios se conoce también como “Pueblo Viejo”.
El “bosque de piedra” es uno de los rincones mágicos y de ensueño que rodean el cantón Girón. “Muy pocos lo conocen. Tiene un paisaje singular y único”, asegura Wilson Arévalo, un joven que tiene la iniciativa de basarse en cuentos, historias y fábulas ancestrales del entorno gironense para promocionar el turismo del cantón. Son nueve historias y cuentos recopilados en un libro.
Cada historia es la remembranza de los viejos nativos del cantón. Cuentos llevados a los territorios donde se desarrollaban esas leyendas como parte de la vida ancestral del pueblo de Girón. 
 
>Remembranzas. “Como cada fábula tuvo su motivación no solo moralista, sino de personajes míticos y nacidos de aquella ideología comunitaria, con relatos actuales llevaron a los visitantes a mantener vivas las historias y descubrir los mensajes que nuestros bisabuelos y abuelos querían darnos”, dice Arévalo. 
El cuento ‘Ojos brillantes’, por ejemplo, se desarrolla en la cascada de Girón, a 25 minutos del centro cantonal. Es bajo una cascada natural de agua que baja desde el cerro.
El proyecto ‘A través de la cascada’, creado con el objetivo de promover y difundir los atractivos que tiene este lugar y mostrar a Girón al mundo, fue diseñado por Wilson y Verónica Arévalo. Ellos usan las redes sociales y la página www.atravesdelacascada.com para promocionar la localidad.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala