Actualizado hace: 10 horas 21 minutos
Sexualidad perturbada
Sexualidad perturbada
Por: Thalía Cedeño Farfán

Viernes 22 Diciembre 2017 | 04:00

La muerte de una niña de diez años, en Loja, en manos de un pedófilo, nos llama a reflexionar nuevamente en la sexualidad perturbada. ¿Por qué el hombre ha adoptado respecto del sexo conductas absurdas?

Los niños son luz del mundo. Sus sonrisas y gracias  nos dan alegría, armonizan el hogar;  mas, cuando son objeto de abusos por propios o ajenos, nos duele. 
El sexo es una energía que hay que aprender a dominar, porque puede ser un caballo desbocado en cerebros perturbados. ¿Pueden llamarse humanos tales depredadores? No, son remedos de humanidad.
Cuando un ser humano se pregunta ¿de dónde vengo y a dónde voy?  equivocado o no, puede pensar que viene  de Dios y que algún día retornara a él por el mismo principio. Si así fuera, sería un compromiso consigo mismo y con la sociedad que lo alberga transitoriamente, ser un hombre de bien, teniendo en cuenta que Dios es solo bien en sumo grado. 
Sin embargo, el ser humano de hoy experimenta en sí todo, sin discernir entre el bien y el mal. Y en ese actuar,  se arroja al mar para demostrar ser héroe de la miseria. 
Una vida intrascendente es una vida oscura, no conduce a nada. 
Si tenemos la oportunidad de vivir una existencia es para aprender a trascender en lo espiritual, por ello la obligación es ser buenos alumnos de la vida, abanderados de la ecuanimidad, practicantes de lo bueno y hermoso. Al mundo le hace falta una buena pincelada de poesía.
Hoy tenemos la obligación de ser tolerantes en todo y con todo. 
Nuestro mundo será, entonces, un mundo de tolerancia. Los hombres, una raza indigna de la naturaleza de Dios. No nos asustemos, pues, de terremotos, inundaciones, diluvios, maremotos, incendios voraces, rayos y centellas, era glacial. No merecemos piedad
En lugar de construir  la paz hemos sembrado espinos, ya no hay por dónde caminar. Tendremos que mantener a los niños encerrados porque las fieras andan sueltas. A las mujeres, bajo siete llaves, porque los  abusadores y femicidas andan armados. 
A los ancianos en hospicios porque no pueden disfrutar de sus recuerdos. A los transeúntes sin carteras ni celulares porque los pueden asaltar. ¿Esa es la suciedad en que queremos vivir? 
Pues, no hemos construido una sociedad sino un mundo de desadaptados. ¡Se nos ha dado tanto y hemos aprovechado tan poco!  
Que esta Navidad nos llene de luz y brille el sol del amor. Dios puede estar con nosotros si así lo queremos. ¡Hay que rectificar ya! ¡Hay que despertar  la conciencia 
ya!
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: