Actualizado hace: 41 minutos
Continuamos defendiendo a Barrabás
Continuamos defendiendo a Barrabás
Por: Jorge Guillén Morales
uguillen@live.com

Viernes 22 Diciembre 2017 | 04:00

El presidente ecuatoriano, Lcdo. Lenín Moreno, manifestó en Montecristi, el 30 de septiembre, “dejemos de defender a los corruptos”, en alusión a los múltiples delitos que se han cometido por parte de un sinnúmero de funcionarios públicos del gobierno anterior, con la membresía de Alianza PAIS, quienes hasta hace poco se jactaban de ser el gobierno de la “década ganada”, una supuesta revolución que deja un mal precedente para las futuras generaciones para no caer en los engaños de supuestos salvadores de un sistema, caduco sí, pero donde lamentablemente la medicina resultó peor que la enfermedad y ahora sólo queda el sabor amargo de la desconfianza.

Pero lo peor es que la Asamblea Nacional, elegida por el pueblo para defender los derechos de todos, a través del CAL, Consejo de Administración de la Legislatura, arbitrariamente solapó el juicio político planteado por un grupo de asambleístas en contra del vicepresidente Jorge Glas; y después impide, nuevamente, otro juicio al Dr. Gustavo Jalkh por supuestos delitos de incumplimiento de funciones, lo cual raya en lo absurdo y prueba, una vez más, que la justicia en este país continúa manipulada por políticos deshonestos. 
El síndrome de la ingenuidad y el facilismo que padece nuestra sociedad es aprovechada por los politiqueros para armar su show y mantenerlos siempre ocupados y entretenidos con bailes, borracheras, comida, artistas faranduleros que son el prototipo de un sistema decadente, que se mantiene con pobreza de espíritu, mediocridad, baja autoestima, sin tener proyectos ni metas, sin hacer nada ni por ellos mismos. 
Por este motivo es que, al igual que en el tiempo en que vivió nuestro Señor Jesucristo, muy a pesar de que sus seguidores eran muchos, tuvo la oportunidad de salvarse cuando Pilatos preguntó a quién querían que dejara en libertad, pero fue condenado precisamente por el populacho que gritaba ¡a Barrabás!
Ahora sucede lo mismo, continuamos defendiendo a los que han cometido delitos graves, personas que han perjudicado al país robándose nuestros recursos, dejando una economía casi colapsada; mientras que los que han denunciado permanecen en la clandestinidad, perseguidos por una justicia increíblemente impúdica, que sigue liberando a muchos Barrabás y crucificando a unos pocos pero valientes compatriotas que nadie los defiende. 
¿Por qué no despertamos y por qué seguimos permitiendo todo esto? ¿acaso eso es lo que deseamos dejar de herencia a nuestros hijos? Tenemos que empezar a exigir nuestros derechos, a defender la verdad, la justicia. Y a nuestros gobernantes, mayor seriedad y cumplimiento en sus funciones; caso contrario deberían renunciar por incompetentes, pero no permitirles ni un solo día más que se aprovechen de sus cargos para continuar destruyendo a nuestro país. ¡Ya basta de engaños!  
Unámonos todos para frenar estos abusos. Que en cada rincón de la patria existan personas honestas que levanten sus manos  para abrazar la esperanza, el amor, la fe, sin claudicar, sin piedras ni armas; sólo con la bandera de la verdad, el honor y la convición de que nunca podrán apagar la luz de la esperanza, de la libertad.        
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: