Actualizado hace: 17 minutos
Siguen llevando droga

Madres y esposas de pescadores presos reciben asistencia psicológica por problemas depresivos.

Jueves 21 Diciembre 2017 | 04:00

Siete pescadores manabitas llegaron detenidos a Estados Unidos, acusados de transportar dos cargas de droga en lanchas.

El exasambleísta Alex Guamán informó que los compatriotas fueron arrestados hace dos semanas en aguas internacionales, y los procesaron por el delito de narcotráfico en Miami?, en el estado de Florida.
Él fue asambleísta de los migrantes ecuatorianos radicados en Estados Unidos en el 2013, y desde hace dos años se unió a un grupo de madres de pescadores manabitas para ayudarlas a gestionar la repatriación de los compatriotas sentenciados por narcotráfico en el exterior.
“Hago este trabajo como una actividad comunitaria, pero he detectado que los pescadores continúan llegando con droga, y eso es muy grave. Pido que no se dejen tentar por las redes del narcotráfico”, expresó.
Él estuvo en Manta en un conversatorio con las madres de 200 ecuatorianos sentenciados a más de 10 años de cárcel por narcotráfico; les pidió transmitir el dolor y sufrimiento que sienten a otros pescadores, para evitar que salgan con más cargas de droga. 
Guamán dijo que los reclusos viven emociones depresivas en prisión por las necesidades económicas que enfrentan en Estados Unidos para adquirir alimentos y ropa.
“Ellos son capturados por flotas norteamericanas y pasan hasta 90 días recorriendo las aguas internacionales hasta llegar a tierra y ser acusados. Están violando sus derechos y por eso he decidido ayudarlos”, agregó.
Guamán está radicado en Miami y es considerado el “Ángel de los pescadores” por las madres de los ecuatorianos. Por eso recibió un reconocimiento de parte de la Organización de Mujeres de Pescadores Ecuatorianos Detenidos en el Extranjero, donde además le pedían no abandonar a los compatriotas.
 
Depresión. Elena Véliz, presidenta de la organización, informó que su misión es lograr la extradición de todos los pescadores detenidos en el exterior. Ella reveló que algunas madres están en tratamiento psicológico, porque entraron en depresión al enterarse de que sus hijos fueron detenidos por narcotráfico.
“Muchas están desgastadas porque deben asumir el cuidado de los nietos o enviarles dinero a sus hijos al exterior. Eso genera un decaimiento en el estado de ánimo”, expresó. 
Yadira Menéndez es auxiliar en enfermería, y desde que su esposo, Mario Cueva, fue sentenciado a 10 años de cárcel, pasa preocupada por sus cinco hijos. A veces no puede dormir por pensar en cómo generar otro ingreso económico para que todos vayan a estudiar.
Menéndez manifestó que, al enterarse de la detención de su esposo, su vida cambió y aquello perjudicó a sus hijos. 
“La mayor tiene 18 años y dejó de ir a la universidad por cuidar a sus hermanos mientras yo trabajo en un subcentro de salud. A ellos les hace falta el padre”, dijo. 
Las esposas y madres de pescadores reciben atención psicológica a través de la Defensoría del Pueblo.
En el exterior existen más de 1.600 pescadores detenidos y la mayoría es de Jaramijó, Manta, Salinas, Esmeraldas, San Mateo y Anconcito. 
Cruz María Solís también tiene a su esposo y a un hermano detenidos por droga en Estados Unidos, y desde hace un año lucha por repatriarlos. 
Ella es de Esmeraldas, y en su provincia existen 170 pescadores recluidos por el mismo delito: narcotráfico. 
Angélica Vélez es de Anconcito y también se unió al grupo de madres manabitas que buscan traer a los compatriotas. Ella tiene a su sobrino, Carlos Vélez, sentenciado a once años por intentar ingresar una carga de droga a Centroamérica.
La Policía de Manta informó que los pescadores caen en las redes de los narcotraficantes atraídos por la tentación del dinero, porque les ofrecen de 20 mil hasta 40 mil dólares por llevar droga al extranjero. 
 
Desaparecidos. En la organización están inscritas 13 madres que desean saber si sus hijos están recluidos en el exterior. Ellos salieron a pescar en lanchas y nunca más regresaron a sus hogares, por eso los pescadores permanecen en calidad de desaparecidos en la Fiscalía.
Uno de ellos es Carlos Bailón, quien salió a pescar en mayo de este año desde el muelle de Anconcito y aún no regresa. Su familia ha enviado oficios a los consulados de los Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y El Salvador, pero nadie tiene rastros de él.
Un informe de la Organización de Mujeres de Pescadores Ecuatorianos Detenidos en el Extranjero (OMPED) determina que los 13 pescadores también han sido buscados en las cárceles de Colombia, Panamá, Nicaragua y México, pero ninguna autoridad tiene pistas. Es como si el mar se los hubiera tragado. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala