Actualizado hace: 4 horas 47 minutos
El “tercer sexo” (II)
El “tercer sexo” (II)
Por: Bernardo Avellán Vélez
[email protected]

Miércoles 20 Diciembre 2017 | 04:00

En este polémico tema del “tercer sexo”, donde algunas legislaciones permiten hoy en día la existencia de la libertad sexual entre personas del mismo género y formar familias no convencionales. Tenemos que uno de los primeros países en aceptarlo fue Nepal, después le siguieron Australia y Alemania, y por ese camino van varios países que ya elaboran legislaciones parecidas.

Uno de los últimos países en aprobar esta ley fue la India. El Tribunal Supremo de la India dictaminó recientemente que los transexuales son un “tercer género” y ordenó al Gobierno que los trate como tal en los documentos oficiales, de acuerdo con fuentes judiciales citadas por los medios locales.
La homosexualidad (por unos) ha sido considerada un trastorno mental y el mismo Sigmund Freud la caracterizó como el resultado de un “conflicto interno” durante el desarrollo de la identidad sexual en que el varón se identifica (biológica y mentalmente) por el sexo femenino y empieza a sentir atracción por otros hombres muy masculinos.
En 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales (DSM) y exhortó a rechazar toda legislación o medida discriminatoria contra los gays y lesbianas, pero no fue hasta 1990 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales.
Referente al expresión gay, quiere decir alegre, un término que los propios gais han elegido para designarse a sí mismos. Lo consideran mejor que “homosexual”, impuesto en el siglo XIX para designar lo que se tenía por una desviación. 
Es muy común escuchar hoy en día que los grandes personajes de la historia fueron homosexuales: una mentira recurrente se convierte en verdades a medias. Pues ni Sócrates, ni Da Vinci, ni Miguel Ángel o Aquiles o Jesucristo fueron del tercer sexo... Estos seres llegaron a crear un estado de supra-sexualidad o magia sexual, en base al pranayama, la ciencia del control de la respiración, o más exactamente, la manipulación de prana, la energía vital, a través de ejercicios de respiración. Prana es una palabra sánscrita para decir respiración, vida y energía cósmica. Yama se puede traducir como restricción. Esta forma de yoga tiene efectos físicos, mentales y espirituales y entre ellos están la vitalidad, la claridad mental y los estados superiores, conocida por los budistas hindúes que les permitía solamente tener sexo con una sola mujer. 
Esta corriente es incontrolable y el mundo del futuro será un mundo indefinido sexualmente, en donde todas las condiciones valorativas del ser serán trastocadas, para dar cumplimiento a la tendencia sexual llamada del tercer sexo, por ende a la homosexualidad de la humanidad.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: