Actualizado hace: 10 horas 49 minutos
Portoviejo
El 16A fue una prueba de vida para Víctor

No le importaba nada. El único objetivo era ayudar. El 16A fue el momento para poner en práctica lo aprendido.

Miércoles 20 Diciembre 2017 | 04:00

Víctor Quijije Zambrano, de 27 años, y con diez de ellos al servicio del Cuerpo de Bomberos, recalca que siempre luchó para ser alguien en la vida.

En su mente siempre tuvo como uno de sus objetivos formar parte de un trabajo que no solo le permita ganarse un sueldo, sino que exista el servicio a los demás y un reconocimiento desinteresado.
Por eso, cuando la oferta llegó, no se negó y se puso el uniforme al igual que un goleador de fútbol: con muchas ganas de servir y contribuir al bienestar de las personas. 
Durante el tiempo en el ejercicio de sus funciones ha participado en toda clase de eventos, es decir, desastres naturales como deslizamientos de tierra, incendios forestales, de estructura y hasta en accidentes de tránsito.
“Han sido jornadas extenuantes, pero reconfortantes a la vez, porque siempre queda alguien agradecido. Además, lo que uno busca es salvar vidas mediante la aplicación de técnicas en el lugar que buscan optimizar el tiempo”, destacó.
PRUEBA. El 16 de abril del 2016, el día del terremoto en Manabí, representó para muchas personas una prueba difícil, primero para afrontar la pérdida de algún familiar y luego superar los daños materiales.
Para otros, como en el caso del bombero Víctor Quijije, la prueba fue saber si estaba en la profesión correcta.
“Nunca tuve dudas de lo que podía dar. El 16A fue una prueba dura que pude superar, una prueba de vida. Hubo momentos de desconsuelo en los que temí rendirme, pero a la vez miraba alrededor y había gente necesitando ayuda, entonces no podía quedarme de brazos cruzados”, reveló.
RESCATE. Tras el 16A, y del llamado a los bomberos para prestar su contingente, a Víctor Quijije le tocó hacer equipo con camaradas suyos de la parroquia Colón y Santa Ana. 
El punto asignado fue una parte del centro de Portoviejo, sector de la avenida Manabí, donde varios edificios colapsaron producto del movimiento de 7,8  grados en la escala de Richter.
De acuerdo a los vecinos, quienes se acercaron presurosos a los bomberos, allí se escuchaban los gritos de una mujer. 
Añadió que un aspirante a policía, y que también formaba parte de los rescatistas, se dio cuenta de que una mujer pedía auxilio dentro del edificio colapsado, así que se acercó. 
Por su estatura (1,60 m) el bombero portovejense fue escogido del grupo para que ingresara a los escombros y constate la realidad.
“En efecto. Allí se encontraba una mujer como de 35 años de edad, quien pedía ayuda para salir”, precisó.
“Tras inspeccionar me di cuenta de que el brazo se encontraba prácticamente destrozado”, contó.
FUERZA. Quien hacía de líder del equipo, según Quijije, ideó un plan para sacar a la víctima, ya que ante las réplicas había el riesgo de que el edificio donde funcionaba el asadero de pollos “El Bellaco” colapsara en su totalidad. 
Entonces no podían perder tiempo y comenzaron a trabajar, con ayuda de todos.
“Una columna de concreto tenía aplastado el brazo izquierdo de la mujer contra parte de una losa. El suelo aún vibraba”, dijo el bombero.
Entonces, añadió, pusieron varias cuerdas en el cuerpo de la mujer y la sacaron de golpe. El plan funcionó, ya que minutos después las estructuras afectadas cedieron por completo. 
“Salvamos a la mujer contra todo pronóstico”, destacó Quijije.
INOLVIDABLE. Lo vivido el 16A fue único, agregó el bombero, y gracias a esa experiencia ahora lleva una vida de paz, tratando de evitar conflictos y energías negativas.
Otro recuerdo, duro de olvidar, fue haberse encontrado con el cuerpo de dos personas calcinadas en una vivienda de la parroquia Calderón. 
“La madre trató de proteger a su hija hasta el final, pero el fuego no tuvo compasión con nadie”, dijo.
Durante la limpieza de los escombros los bomberos encontraron a la hija entre las piernas de su madre. Ambas murieron carbonizadas.
Esas y otras experiencias las lleva siempre con él. 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala