Actualizado hace: 1 día 23 horas 41 minutos
Amazonía
Son un pueblo que se desarrolla

La nacionalidad secoya se asienta en la Amazonía del país, en las cuencas de los ríos Aguarico, Napo, Putumayo y Cuyabeno.

Viernes 28 Julio 2017 | 04:00

 El idioma que practican es el paicoca, que pertenece a la familia lingüística ‘tukano occidental’. 

El Atlas Alimentario de los Pueblos Indígenas y Afrodescendientes del Ecuador menciona como parte de la alimentación frecuente de esta comunidad a la caturidaca, una sopa hecha a base del zumo de maíz cocinado que lleva un toque de ají, que incluye entre sus ingredientes carne de monte o de pescado. 
Esta preparación generalmente es acompañada de casabe, una tortilla muy tradicional de la Amazonía hecha con yuca.
Son grandes artesanos. Con el paso de los años, los secoya han desarrollado diferentes actividades para su subsistencia. 
En  la agricultura, se destaca la producción de yuca, plátano, maíz, frutas, arroz, fréjol, maní, café y ají; productos que han dado el sabor a las diversas preparaciones y recetas tradicionales de los indígenas.
Otra de las actividades principales que se ha mantenido durante muchos años es la elaboración de artesanías. Los hombres de esta nacionalidad indígena por lo general  se encargan de la construcción  de canoas, flechas, lanzas, flautas y collares. 
Las mujeres, por su parte,  transforman las semillas multicolores que encuentran en el bosque en vistosos collares y pulseras que se unen con hilos de chambira. 
Para añadirle más tonalidad a sus creaciones usan alas de escarabajos verdes fosforescentes y pequeñas piedras encontradas en los ríos. 
Lo tradicional. Los varones secoya utilizan una túnica llamada llamchama, que tiene varios colores.
En el caso de las damas, su atuendo está tejido en chambiras y se adornan con collares y pulseras de semillas. Además lucen coronas hechas con plumas de aves.
Practican el ritual de la bebida del yage, que les ayuda a alcanzar el poder y el conocimiento.
Este es el medio para comunicarse con las bondades de la selva. 
Para ellos existe un mundo subterráneo llamado ‘la casa de la tierra’, donde viven los mortales, y un mundo de los espíritus. 
Al alcanzar los 13 o 14 años de edad, los hombres y mujeres secoyas están listos para casarse. El tiempo de noviazgo dura de tres a siete días aproximadamente. 
En este se dedican a preparar las festividades de la boda, relacionarse entre las familias y enseñar a la futura pareja sobre sus nuevos roles a asumir. 
Se conoce que entre los años 1858 y 1879, el número de habitantes secoya habría mermado a causa de varias epidemias.
Los miembros de esta comunidad están organizados en tres comunidades: San Pablo de Catetsiaya y Siecoya Remolino Ñe’ñena, que habitan en la parroquia San Roque, cantón Shushufindi. Y una más llamada Eno, en la parroquia Tarapoa en el cantón Cuyabeno.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala