Actualizado hace: 4 horas 7 minutos
Relaciones.
¿Es amor o solo me gusta mucho?

Se dice que cuando uno conoce a la persona indicada para compartir la vida, el corazón lo confirma.

Martes 11 Julio 2017 | 04:00

 Las señales son varias y pueden hacer que determinemos si lo que sentimos es amor verdadero o si todo es una ilusión pasajera a la que la atracción física nos hace confundir con un sentimiento real y profundo.

A muchas personas les ha ocurrido igual, conocen a alguien y se sienten aparentemente enamoradas; sin embargo con el paso del tiempo se dan cuenta de que solo se trataba de atracción. El problema allí es que al ser sinceros podemos romper un corazón y eso le pasó a ‘Susy’ (nombre protegido).
 
>Se sentía presionada. “Tenía 17 años y llegué a la universidad, aunque parezca difícil de creer, yo no había tenido novio. No me sentía mal por eso al principio, pero luego sentía presión por todos lados. Mis amigas, mis primos, todos tenían una relación y yo era la solterona siempre. Esto cambió cuando en segundo semestre de Auditoría conocí a un chico que estaba en sexto. Era guapo y muy inteligente. Creo que fue su intelecto lo que me llamó la atención, así que después de salir varias veces y de su insistencia por ser más que amigos acepté”, cuenta ‘Susy’, quien ahora tiene 26 años.
En la actualidad tiene un nuevo novio y aquel chico que conoció en la ‘U’ ya tiene una familia. No tienen ningún tipo de relación, pues el desenlace de su historia no fue precisamente el de un cuento de hadas. 

>El motivo. “Sin duda fue la presión que sentía lo que me hizo decidir mal. No lo puedo negar. Él me gustaba mucho, me encantaba pasar a su lado al principio, pero luego me fui dando cuenta de que había cosas que no toleraba. Le tomé cierto fastidio a sus detalles y a lo romántico que era. Tardé seis meses en darme cuenta, pero definitivamente no estaba enamorada. Todo fue por la influencia de los demás y la atracción física que sentía, pero no porque estaba enamorada. Ese fue mi error y cuando terminé con él ya no volvió a hablarme, porque él sí estaba enamorado”, concluye.
La psicóloga Karla Vásquez considera que este tipo de situaciones es muy frecuente.
“Iniciar una relación sentimental por atracción física es muy común y no tiene nada de malo, siempre y cuando esta atracción esté complementada con el sentimiento”, explica la profesional.
Ella acepta que para que una persona llame la atención de otra influye lo físico, pero recuerda que eso no es todo.
“Dicen que el amor entra por los ojos, pero no es así. El amor nace por las cosas que admiramos de la otra persona, por su lealtad y por lo mucho que nos llega a interesar. Una persona que no me agrada físicamente me puede enamorar con su trato. El físico es importante para muchos, pero pasa a segundo plano si se trata de amor”, añade.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala