Actualizado hace: 60 días 18 horas 58 minutos
El Inti Raymi tuvo protagonismo

La festividad sagrada del Inti Raymi se vivió en Quisapincha, parroquia ubicada a 12 kilómetros de Ambato.

Domingo 09 Julio 2017 | 04:00

Los danzantes, los yumbos, los grupos folclóricos, los ñustas, los curiquingues y los habitantes de las 18 comunidades de la parroquia del occidente de Ambato participaron en esta celebración ancestral.

 
Rituales que se vivieron. Con las primeras luces del nuevo día, los taitas (padres) de Quisapincha le pidieron permiso al padre Sol para comenzar el ritual.
Los habitantes de este sitio iniciaron con el agradecimiento al Taita Inti o padre Sol a las 05h00. 
Los sabios, cabildos y dirigentes de las comunidades fueron parte del rito en el cerro sagrado Pucará, ubicado a 30 minutos de la ciudad.
Los sabios de la comunidad son quienes elaboran una cruz con tela, flores, frutas y granos en el suelo. Los yachaks (shamanes o curanderos)  son los encargados de agradecer a la Pachamama (deidad incaica) con el fuego y el agua.
 
Emociones. Posteriormente, la festividad andina continuó con un desfile intercultural desde el ingreso del centro parroquial; las 18 delegaciones indígenas adaptaron en los baldes de las camionetas pequeños altares en honor al Taita Inti.
Estos fueron adornados con paja, ocas, trigo, col, zanahorias, legumbres y frutas que se producen en el sector; otras delegaciones llevaron azadones, vasijas de barro con granos y comida típica del lugar.
La siembra de la cebada, la minga para construir las chozas con techo de paja, el baile del curiquingue, el matrimonio y el bautizo indígenas, el arado, la cosecha de los granos, la repartición de la chicha e incluso el waku (niño) danzante fueron las representaciones que celebraron por el Inti Raymi con el propósito de agradecer a la Pachamama por las bondades que la tierra les ha brindado.
 
Danzas. Durante los festejos se podían observar a hombres, mujeres e incluso niños vestidos con ropas autóctonas, bailando con alegría, pese al intenso sol que les acompañaba.
Segundo Poalací, gobernador de Quisapincha, añadió que las comunidades y delegaciones participaron con lo que es parte de su identidad cultural para reflejar a la provincia y al país que aún en los pueblos indígenas se conservan las festividades milenarias.
Explicó que la celebración es para recordar que gracias al Taita Inti y a la Pachamama  hay la producción de las cosechas, pero que también es por el sol y la tierra que germina la vida de las personas, que por eso también se agradeció en estas fiestas.
El propósito de estas actividades es rescatar las conmemoraciones andinas, destacó.
“Los profesores y estudiantes de varios centros educativos participaron con coreografías de la cosecha o llevando los alimentos en sus espaldas”, mencionó Poalací.
 
Rescate. Sonia Chagmana, de 17 años de edad, quien representó a la comunidad de Puganza, fue elegida la Inti Ñusta (Reina del Sol), aseguró que en la parroquia Quisapincha se encuentran empeñados en rescatar las tradiciones y costumbres. 
“No queremos que nuestra cultura, que es la identidad del pueblo Quisapincha, se pierda, por esa razón nos hemos unido para motivar en los niños y los jóvenes de la parroquia la participación en este festival, que busca recuperar lo que han sido nuestras costumbres y tradiciones”, afirmó la joven. 
Segundo Quinatoa, presidente del cabildo de Pucará Grande, recordó que hace muchos años todos se reunían en el lugar, que es sagrado para Quisapincha, que ahí era donde se adoraba al Taita Inti.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más noticias