Actualizado hace: 2 horas 38 minutos
El periodismo orienta y construye

Domingo 09 Julio 2017 | 04:00

Ante la humanidad es conocido que el periodismo muy noblemente dice solo la verdad, contundente y categóricamente, con ideales y sinceras expresiones, con el suficiente elemento de juicio y con todo el conocimiento de causa y efecto, haciendo que los que la reciben rectifiquen sin tergiversaciones falaces y sin sofismas.

Nuestro siglo de maravillas recibe gigantesco impulso y portentosos progresos por el periodismo y es lógico que, ante su veracidad majestuosa, la sociedad humana debe inclinarse reverente, cambiar y evolucionar positivamente. También en este siglo tenemos grandes valores humanos: científicos, artistas, escritores, lingüistas, filósofos, políglotas, etc., cada uno con su noble misión.  Tal es así que quien con ostentación exhibe el rango de filólogo, lingüista o políglota, debe tener  presente siempre que nuestra lengua castellana, cuyos orígenes están en el latín  y en el griego, es amplio, es rico  en vocabulario,  en expresiones; que evoluciona constantemente  y no se queda jamás dentro de los moldes rígidos de la etimología. 
El periodismo junto al periodista colaboran con la educación, la analizan y la orientan positivamente; toda vez que quienes hacen el periodismo lo hacen asistidos por la franqueza, dignidad, cultura, respeto, honradez, méritos, títulos, todo adquirido con  modesta capacidad y honestidad, puesta al servicio  del progreso y prestigio de los pueblos. 
En todo el mundo el periodismo, con su clara y refulgente verdad, rinde respetos a todos sin excepción, bajo el baluarte de la verdad y nada más que la verdad, sin el uso jamás del resentimiento ni ofensas, tan solo  con el deseo de colaboración y de renovación espiritual.  El que hace el sincero periodismo tiene bajo sus conocimientos: leyes, obligaciones, experiencias, responsabilidades, disciplinas de los establecimientos educacionales  a los que están sometidos el personal docente y dicente. (Diario la Provincia. Febrero 1 de 1976. “Aristóteles”, mi padre). 
Encontré este artículo cuando mi padre era también articulista de opinión. Lo ejerció en una época difícil,  con restricciones del caso, razón por la cual lo firmaba con un seudónimo digno. Un breve homenaje para todos los que escriben día a día, en todo el mundo, sobre el mundo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: