Actualizado hace: 60 días 19 horas 27 minutos
Cinturón de impunidad
Cinturón de impunidad
Por: Childerico Cevallos
[email protected]

Domingo 09 Julio 2017 | 04:00

En la Edad Media el llamado cinturón de castidad era un recurso aplicado por quienes, poseídos por enfermizos celos, pretendían asegurarse que, mientras ellos se encontraban lejos del hogar, no habría un eventual encuentro sexual entre sus esposas, amantes o amigas íntimas, con terceros.

Se trataba de un cinturón construido generalmente de cuero y metal, que recubría las partes íntimas de las doñas; con aperturas para sus necesidades fisiológicas, fijado a la cintura y asegurado con candado, cuyas llaves las portaba el “titular” de las féminas.
Incrementadas las conquistas sociales y con el devenir de los derechos y deberes de las personas, a su dignidad, fue abolido su uso por inhumano y degradante.
Sin embargo, parecería que por seguridad personal persistiera la idea de aplicar prácticas denigrantes, pero ahora dirigidas a ejercer la posesión y dominio por sobre la voluntad de las personas, con la imposición de pensamientos y aspiraciones; invalidando las propias, restándole derechos al desarrollo de su libre albedrío y ejercicio de su personalidad, hasta apropiársela.
Es un cambio del bloqueo físico al mental, con recursos sicológicos y tecnológicos usados para encaminar bajo presión la conducta de un individuo, a través del cual se aspira la continuidad de propósitos e intereses.
Luego del cambio de Gobierno, los habitantes de este país de las amalgamas actualmente están expectando una telenovela de producción nacional, cuyos primeros capítulos la están haciendo rápidamente atractiva, invitando a su continuidad.
Me explico: las injerencias del pasado gobernante sobre el mashi en ejercicio presagian una ruptura entre las huestes del partido, que durante los últimos diez años ha ejercido poder sobre los ecuatorianos y más residentes en este país.
Las señales de cambios demostradas por el nuevo presidente han sido percibidas, por un sector de su partido, como una amenaza contra aquel mando logrado por la organización en toda una década, porque pueden marcar el declive de un liderazgo, el ensombrecimiento de un iluminado y el desgaste de una ambición.
Algo así como la pérdida de un imperio, el probable derrumbe de un Reichstang pletórico de seguir al mando, por lo que desesperadamente llaman a cerrar filas ante un posible proceso de esa transformación que hace dos lustros les beneficiara; y que ahora se resisten dejar.
Es ante esto que ha saltado el dragón herido por la punta de la lanza del caballero Moreno, y que con bocanadas de fuego intenta quemarlo para subsistir en sus dominios.
Mas la razón se está imponiendo. Ante las corrientes que demandan pulcritud y los pedidos de trasparencia en el manejo de los bienes fiscales, el combate a la corrupción es la prioridad a ejercer. 
Y la fiscalización a la administración pasada es la piedra de tope, contra la que el reciente pasado quiere estrellar la cabeza de su sucesor.
Y pareciera que fuera para poner un cinturón de castidad, pero a la impunidad.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más noticias