Actualizado hace: 34 minutos
Personalidad del Presidente Moreno
Personalidad del Presidente Moreno
Por: Jacinto García Delgado

Sábado 08 Julio 2017 | 04:00

Así de sencillo…El país vive el mismo plan de la Revolución Ciudadana con dos liderazgos.

Generalmente en el mundo, si no hay dos provincias ni dos repúblicas semejantes, no  deben existir dos gobernantes  iguales.
El Diario, en la edición del domingo 23 de abril del 2017, en la sección editorial publicó el artículo Cosa Juzgada, especialmente en el párrafo penúltimo su autor Childerico Cevallos Caicedo manifiesta: “Seguro que  Moreno querrá dejar sentada su firma,, pues la copia de la anterior lo hará dependiente, lo que, supuestamente no cuaja con su personalidad”.
Tan reflexiva expresión, para algunos invoca el pensamiento político del primer mandatario; para otros, evoca a no transitar por el camino oscuro de las repeticiones administrativas,  que son como un signo inequívoco de la pobreza política del gobernante.
El gobierno de la unidad nacional que pretende no es tarea complicada, pero los resultados positivos se obtienen al saber escoger entre las dos clases del dirigente: los que se aprovechan de las organizaciones, que tienen que ser desterrados definitivamente; y los que sirven para beneficio de las instituciones en el ámbito interior y exterior.
Si el presidente de la República es la historia de mañana, desde el primer día del juramento de posesión hasta el último de mandato constitucional democrático tiene que saber apreciar su sueño, y cumplir con el plan de gobierno que durante la campaña electoral ofreció. Más para que no se pierda en el campo de los enunciados, que menoscabe, menosprecie y destruya su propia personalidad, imprescindible es su aplicación y ejecución.
En la historia republicana de la nación, ningún gobierno que se negó a comprender la importancia de los pueblos olvidados fue exitoso. El jefe de Estado y su gabinete, así como los servidores públicos, tienen que servir para beneficio del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no para ganancia y provecho individual. 
La indiferencia, como se ha dicho, no es sino una forma disfrazada de servir a la clase de los nobles y dominantes, que lo tienen todo.
La conducción del Estado necesariamente abarca lo social. No obstante lo social tiene un resultado restringido. La sociedad no es homogenea y está dividida por la posición económica y política de quienes la integran. La tan declamada justicia social tiene que estar encaminada a velar por el cumplimiento de los derechos de las mayorías, que son los pobres, menesterosos y plebeyos.
Reflexionando: El presidente Lenin Moreno Garcés, con su propia experiencia de vicepresidente de la República de ayer, al luchar por una sola nación hoy sembrará para el futuro su auténtica personalidad.                                               
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: