Actualizado hace: 1 hora 47 minutos
Tema del día
Inconformidad en la feria

El ambiente en la feria comercial, organizada por el municipio, estuvo marcado por los disturbios.

Domingo 09 Julio 2017 | 04:00

Ayer los comerciantes de la calle Bruselas y avenida Abraham Calazacón aseguraban haber sido burlados.
“El municipio nos obligó a estar en carpas y uno de los requisitos para vendernos un puesto era haber pagado por las carpas”, denunciaron.
Añadieron que durante los días de venta de los estands en una oficina municipal permaneció una persona de una empresa privada facturando por el uso de las cubiertas. 
“Ahora nos quieren botar porque no quieren que se sepan las irregularidades, nos quieren sacar”, denunció Cristian Ortiz.
Otra vendedora aseguró que “las carpas no nos sirvieron de nada porque no podíamos exhibir bien la mercadería”. 
Dijo que muchas estaban rotas y que debido a esto la mercadería se mojó cuando llovía. 
Los comerciantes mostraron un documento firmado por la supuesta empresa dueña de las carpas en el que se lee que, puesto que la feria terminó el 3 de julio, los vendedores deben cancelar, si quieren permanecer más tiempo. El costo es de seis dólares por día. 
Esto caldeó los ánimos de los mercaderes y los agudizó cuando un grupo de municipales, encabezado por el subdirector de Seguridad Ciudadana, Luis Chicaiza, llegó con una orden de desalojo. 
Según los comerciantes, “no es justo que el cabildo nos desaloje cuando la entidad no cumplió con las fechas establecidas para el ingreso de nosotros”.
En los contratos firmados se establece que los comerciantes debían ocupar los estands desde el 20 de junio, sin embargo, según ellos, el municipio les permitió hacerlo cuatro días después.
Los vendedores aseguran que cada carpa agrupa a diez puestos. 
“¿Cuánto se hizo este señor? Cada puestito pagó 60 dólares por la carpa. Además nos vendieron un carné de dos dólares para trabajar de forma segura, pero nunca hubo control de la calle”, dijeron.
 
Inseguros. Además denunciaron que en la feria nadie estuvo seguro. “Aquí robaban, no hubo seguridad, fue tierra de nadie, un desorden total. Solo cobraron y nos dejaron botados”, afirmaron. 
“Nos garantizaron que no iba a ver invasiones, que iba a custodiar la Policía Nacional, los municipales y el Ejército, pero a la hora de la hora no apareció nadie. Esto fue un robo. No vendimos adentro porque había otra feria afuera”, dijo Cristian Ortiz.
Luis Chicaiza, subdirector de la Policía Municipal, aseguró que la entidad solo cumple órdenes, “nos están pidiendo que ejecutemos el desalojo”.
Por su parte, Juan Manosalvas, quien se identificó como dueño de las carpas, señaló que esperó los días 4, 5 y 6 para retirar sus pertenencias, “pero como en el municipio nadie me contestaba las llamadas decidí cobrar 10 dólares por estand para mantener las carpas en el sitio”.
Chicaiza ordenó devolver el dinero y sacar las cubiertas.
Ayer hasta horas de la tarde los comerciantes intentaron hablar con Germán Maya, director de Mercados y Comercio, en busca de que el cabildo les permita quedarse hasta mañana y así recuperar el dinero que invirtieron. 
Este medio también intentó hablar con el funcionario, pero pese a las gestiones del director de Comunicación, la entrevista no se dio. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala