Actualizado hace: 9 horas 50 minutos
Serie A
Delfín aplaza su festejo, el domingo 'es todo'

“El domingo es todo”, dijo el hincha de Delfín Jaime Macías, al final del partido entre Barcelona y Emelec.

Jueves 29 Junio 2017 | 08:00

La tristeza del triunfo “canario” solo les duró segundos. Los hinchas del Delfín que llegaron a la discoteca “Madera Fina” se fueron a casa temprano a reservar fuerzas para el partido del domingo, entre Delfín y Liga de Quito, que se jugará a las 12h00.

Allí solo se necesitará un punto para que el festejo, ahogado ayer por el triunfo amarillo 2-1 ante Emelec, se dé.
Por eso, la tristeza de todos los asistentes a la discoteca, en donde se esperaba que Emelec gane o empate con Barcelona, duró poco.
Enseguida, los barristas volvieron a gritar “¡Delfín, Delfín!”.
Fue entonces cuando Macías dijo: “El domingo es todo, mejor festejar sin depender de nadie, por méritos propios”.
Y la docena de barristas, agolpados en un sector de la discoteca, empezaron a cantar nuevamente.
> Sin jugadores. Se esperaba la llegada de los jugadores del Delfín al lugar, pero se quedaron en sus casas, concentrados para el duelo del domingo, según anunció  el presidente del club, José Delgado.
A la discoteca “Madera Fina” sí llegaron los utileros del plantel, algunos hinchas y toda la directiva del equipo.
También arribaron hinchas representantes de las barras “Perro Muerto” y “Banda Cetácea”.
Querían que Emelec venciera a Barcelona o empataran para celebrar. Cuando el partido inició, los hinchas empezaron su fiesta propia.
Todos apoyaban al azul, pero el que primero anotó fue Barcelona. No se apagó el ánimo. Los hinchas confiaban en que Emelec les iba a dar una mano para poder festejar sin jugar.
Así fue. El gol del empate se celebró como si fuese un tanto de Carlos Garcés en el estadio Jocay: con euforia, cantando, golpeando el bombo y el tambor que habían llevado a la discoteca para armar el Carnaval.
Los vasos de whisky iban y venían. 
Los hinchas también sufrían cada vez que Barcelona se acercaba al arco azul, hasta que llegó el segundo gol amarillo, un golpe a la moral de los asistentes que se tomaban la cabeza. Querían celebrar anoche para llegar al duelo con Liga de Quito sin preocupaciones de sacar puntos y solo esperar el final de ese cotejo para seguir con el festejo.
Precisamente el presidente del club, José Delgado, había anunciado que “allí no se habían citado para festejar un resultado de otros equipos”, sino que era una oportunidad para compartir con la hinchada, con los demás directivos y con la prensa”.
Delgado anunció que el festejo será el domingo, siempre y cuando Delfín empate o gane a Liga de Quito.
Entonces sí Manta podrá festejar. Se alista una caravana por toda la ciudad en la que participarán los jugadores porque, dicen, los triunfos saben mejor cuando son propios.
Entonces hay que esperar.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala