Actualizado hace: 3 horas 24 minutos
Feriado tranquilo en la ciudad y la playa

El feriado por la provincialización de Manabí fue aprovechado para compartir en familia, en la playa o en la ciudad.

Martes 27 Junio 2017 | 04:00

El clima fue la compañía perfecta para que muchos decidieran quedarse en casa, aunque otros aprovecharon para darse una vuelta por Crucita, luego del almuerzo, para volver temprano.

Bicicletas. En la ciudad, el ciclopaseo por la integración familiar organizado por el Gobierno Provincial y el Club de Bicicletas Clásicas “La historia de Portoviejo” atrajo la atención durante el recorrido por los puentes y el posterior encuentro junto al parque de la Madre, donde hubo intervenciones artísticas.
Francisco Robayo, coordinador del mes del manabitismo, destacó el encuentro e invitó a seguir disfrutando de las actividades previstas, como el festival del rock  en Crucita, el próximo sábado, y el festival Soy de Manabí el domingo 2 de julio en el parque Forestal de Portoviejo, con lo que se cierran las festividades.
Walter Durán, presidente del club de ciclistas, formado en el 2015 y que cuenta con 40 socios, incentivó a los portovejenses a transportarse en este vehículo ecológico para disfrutar la ciudad y cuidar la salud por medio del deporte. 
Vicente Arteaga, que salió a pasear con su hijo, dijo que debe promoverse el ciclismo y el respeto a este deporte en la vía pública, que debe ser constante.
Crucita. En Crucita no hubo mucha afluencia en la mañana y los servidores turísticos esperaban que la realidad cambiara en la tarde. Silvia Rivera, que alquila carpas, dijo que el domingo hubo más turistas y que esperan que en las vacaciones de la Sierra lleguen los visitantes a disfrutar de la hospitalidad de los crucitenses.
Maribel Ávila, del restaurante Motumbo y hostería El Viejo y El Mar, sacó las mesas y sillas a la espera de los comensales y dijo que desde el terremoto no se levantan y que la situación está crítica. Está esperanzada en la llegada de los turistas serranos.
Quien le sacó provecho al feriado fue Mariela Cedeño, que llegó temprano a Crucita, proveniente de Las Chacras de Riochico, para disfrutar de la playa con su esposo y sus dos hijos. Los niños se bañaron, comieron algo y la familia retornó temprano a su comunidad porque hoy hay que trabajar.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala