Actualizado hace: 4 horas 41 minutos
TEMA
El parqueadero de los pupitres

El parqueadero de la universidad, que costó 1.5 millones de dólares, sirve ahora como bodega de bancas y otros objetos. rector tiene en mente reutilizarlo.

Lunes 26 Junio 2017 | 04:00

tres de los cuatro pisos del parqueadero de la universidad Eloy Alfaro se han convertido en bodegas para pupitres.
La única planta desocupada es la baja, que hasta antes del terremoto del año pasado se usó para parquear carros. Después de la desgracia solo ha servido para el estacionamiento de motos. 
Ahora los carros son estacionados en los alrededores de la edificación, cuyas estructuras sufrieron daños por el sismo de 7.8 grados.
Aparentemente esa habría sido la razón por la cual los propietarios de los carros terminaron por alejarse, según creen los guardias del parqueadero.  
De acuerdo al registro de ingreso, mensualmente hay entre 50 a 70 motos estacionadas en el bloque. 
El servicio es gratuito, aunque inicialmente, cuando se inauguró en 2011, se anunció un costo para poder parquear. 
La obra fue hecha en la administración de Medardo Mora. Costó aproximadamente 1.5 millones de dólares, con una capacidad para 200 vehículos. El financiamiento fue hecho por el Banco del Estado. 
Hoy parece más un “parqueadero de bancas” o una bodega. Lo cierto es que el 75%  de la infraestructura no cumple la función para la cual fue construida.  
María Teresa Ayón, estudiante, consideró que en caso de no utilizarse más como parqueadero, se debe aprovechar para otro tipo de proyecto. 
 
> PROYECCIóN. Miguel Camino, rector de la universidad, dijo que existe la posibilidad de convertir el parqueadero en un edificio administrativo. 
Ahí funcionarían los departamentos y oficinas que tras el terremoto se quedaron sin espacio por la destrucción de las edificaciones donde estaban. 
Entre ellos están: el propio rectorado, los vicerrectorados académico y administrativo, el departamento de Evaluación Interna, departamento de Investigación, entre otros. Pero aquello es por ahora solo una probabilidad, ya que no hay el dinero para remodelar el edificio. Por esa razón Camino tampoco se atrevió a hablar de una fecha aproximada para concretar la idea. 
Lo que sí tiene claro el rector es que la universidad necesita más “playas de parqueos”. Es decir, áreas planas para estacionar. 
Él no está muy de acuerdo con los edificios para parqueos. De hecho, en una proyección de la universidad plasmada en una pizarra, Camino tiene señalado que una “playa de parqueo” podría ser en los alrededores del actual edificio de estacionamiento, un hecho que ya ocurre. 
Otras tres serían: alrededores del colegio Juan Montalvo, en la parte alta donde se ubicaba el Posgrado y cerca a la facultad de Medicina. Todas ellas con capacidad de estacionamiento para dos mil vehículos, indicó el rector.  
Agregó también que esa planificación convertirá a la universidad en un centro de estudio internacional, pues el objetivo principal de todo es convertirla solo en peatonal. En otras palabras: que los vehículos ya no ingresen a la institución. 
 
> Una desigualdad. Actualmente, por disposición de Camino, los estudiantes no pueden ingresar a la universidad con carros. 
Deben dejarlos fuera de la institución. 
Quienes sí lo pueden hacer son los docentes, personal administrativo, las vicerrectoras y él como rector. 
El objetivo, según justificó, es evitar caos vehicular en los predios. Pero cuando se le consultó el por qué la medida no aplica para todos por igual y el por qué ellos no ponían el ejemplo, Camino afirmó que sí lo harán, pero cuando se cristalice todo aquello que se tiene en mente. O sea, cuando se tenga el dinero para hacerlo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala