Actualizado hace: 2 horas 22 minutos
Germán Gallegos
Consejos consultivos y competitividad

La palabra competitividad pasa a ser objeto de preocupación cuando desde el año 2014 vamos cayendo en el Índice de Competitividad Global, Ecuador se ubica actualmente en el puesto 91 entre 138 países.

Domingo 25 Junio 2017 | 04:00

Para dar cuenta de cuan competitivos podemos llegar a ser,  la competitividad deberá derivarse al contexto de la productividad, la cual no seremos candidatos a una alta productividad si nos ponemos delante de un escaso nivel de inversión e innovación. En lo relativo a la inversión extranjera directa,  como porcentaje del PIB,  los datos del Banco Mundial al 2015 nos ponen en las últimas posiciones en Sudamérica. En innovación, según el índice mundial de innovación del 2016,  ocupamos  el puesto número 100, donde nuestros principales socios comerciales tienen posiciones más ventajosas; Perú (71), Colombia (63) y Chile (44). 
Tarea de un gobierno para revertir estos indicadores es crear bases que se constituirán como solidas  siempre y cuando  exista el respeto a la propiedad privada, seguridad jurídica, estabilidad macroeconómica, reglas del juego claras,  principalmente en lo tributario, entre otros aspectos, caso contrario se quita el brillo del  atractivo para la inversión que proporciona una  infraestructura vial y energética bien trabajada en estos últimos años.
La propuesta del gobierno entrante en conformar un Consejo Consultivo  Productivo  y Tributario  es una evidencia que  entendió que la productividad se genera en las empresas y no en el país que las acoge, que  requerirá de la información de los empresarios, asociaciones, gremios y más entidades representantes del sector privado, para desarrollar esquemas ganadores que impulsen la productividad y evitar en la medida de lo posible programas de  subsidios.  La participación del sector privado superará con creces el aporte de información de la contraparte del gobierno, que por más competente que este sea, no alcanzará a conocer lo que  este sector medularmente requiere para ser más competitivo. Sin embargo, es esencial que quienes lo conformen no respondan a intereses  particulares y que cuenten con voz desde distintos niveles y sectores -agropecuario, industrial y servicios-,  donde los actores privados generen propuestas y la parte pública las seleccione.   
Solo una alta productividad en una economía dolarizada como la nuestra nos proveerá de un blindaje permanente ante el embate de las devaluaciones de nuestros países vecinos y con ello evitamos medidas parche como las salvaguardas. Una política de productividad se hace imperante en los actuales momentos, en consecuencia este consejo debería convertirse en un Consejo Nacional Público-Privado de Competitividad permanente, cuya razón de ser es crear un marco inteligente para que las empresas puedan ser más productivas e innovadoras y sin recurrir a la vieja práctica proteccionista  sin horizonte temporal. 
En síntesis y tomando en cuenta las palabras de Paúl Kurtman cuando dice “La productividad no es todo, pero a largo plazo es casi todo”, si no hay productividad  se comprometerá  la calidad de vida de los ecuatorianos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: