Actualizado hace: 9 horas 26 minutos
Vía Santo Domingo - Quevedo
Viaje a la muerte

Eduardo Santos cree que Dios lo protegió y que le dio una nueva oportunidad para vivir.

Sábado 24 Junio 2017 | 11:00

Él es uno de los sobrevivientes del mortal accidente de tránsito ocurrido en el kilómetro 33 de la vía Santo Domingo-Quevedo, ayer a las 07h30. 

Un bus de la cooperativa Zaracay, que iba con destino a Guayaquil, y un vehículo Tucson, que circulaba con sentido a Santo Domingo, chocaron de frente.
El golpe hizo que la unidad interprovincial diera tres vueltas de campana y terminara volcándose a un costado de la vía, quedando en dirección contraria a la que se movilizaba.  
El resultado: cinco fallecidos (todos ocupantes del bus) y 26 heridos. 
En el lugar de la tragedia el panorama era desolador. Personas pidiendo ayuda, cadáveres desmembrados y el llanto de varios niños.  
Lo que recuerda Eduardo es que él iba dormido en la parte trasera de la unidad de transporte. “De pronto sentí un golpe, el carro dio varias vueltas y luego hubo gritos”, indicó.  
Él y otros pasajeros debieron salir por una cubierta de emergencia de la parte superior del bus luego del accidente.
El hombre recalcó que dejó sus pertenencias a un costado de la carretera para ayudar a los heridos.  
“Salimos a las tres y media de Quito con dirección a Guayaquil. Yo solo decía ‘¡Dios mío!’, ‘¡Dios mío!’. En la unidad de transporte veníamos entre 35 a 40 personas”, expresó el sobreviviente.  
Paulina Ayala, otra pasajera, resultó con golpes leves. Ella fue atendida en el lugar del desastre por los paramédicos que llegaron a la emergencia.
Según Paulina, ella viajaba en la parte central de la unidad de transporte junto a su hijo que hoy cumple tres años.
“Un señor nos cubrió y cuidó a mi hijo. Había gente debajo mío, solo sentimos que el carro se viró. Hubo desesperación. El conductor del bus venía a velocidad e incluso en una gasolinera, donde se estacionó para ir al baño, casi olvida a tres personas”,  comunicó.
LA RUTA. Al lugar del accidente llegó personal del Cuerpo de Bomberos, de la Unidad de Rescate y Emergencias Médicas (UREM), Oficina de Investigación de Accidentes de Tránsito (OIAT), vigilantes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), Policía Nacional y varias ambulancias. 
Franklin Casán, jefe de la OIAT, comunicó “que preliminarmente se trató de un choque frontal excéntrico entre el bus y un auto”. 
“Producto del impacto el conductor de la Zaracay pierde pista y pierde el equilibrio del vehículo provocando que se vuelque”, sostuvo. 
El bus salió de Quito a las 03h30, pasó por Santo Domingo a las 06h30 y posteriormente se dirigía a Guayaquil.  
En el Tucson viajaban tres personas, quienes resultaron con golpes leves y fueron llevadas en vehículos particulares hacia una casa de salud de Patricia Pilar, de Buena Fe, Los Ríos. 
Casán comunicó que uno de los fallecidos resultó decapitado y que tres de los cadáveres estaban aplastados por la unidad de transporte.   
Tres de los cuerpos fueron identificados como: José Luis Paredes Benítez, de 44 años, (peruano); Kevin Jesús Zárraga Briceño, de 24, (venezolano); Mónica Silvana Peña Rosales, de 35. Las otras dos víctimas están sin identificar. 
Édison Quinga, segundo jefe del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo, explicó que al recibir el comunicado del ECU 911 sobre el accidente de tránsito “inmediatamente desplegamos dos unidades de rescate y una motobomba”. Los heridos fueron ingresados al hospital Gustavo Domínguez, IESS, centro de salud Augusto Egas, clínicas Bermúdez y Santa Anita. Se desconoce si entre los heridos está el conductor de la Zaracay.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala