Actualizado hace: 1 hora 32 minutos
Delfín aún está verde

Delfín tuvo ayer una fiesta discreta, tanto en la presentación de la plantilla como en el partido de fondo.

Viernes 20 Enero 2017 | 04:00

 Fue un 1-0 ante Fuerza Amarilla que provocó el bostezo en algunos hinchas. Aunque aún parece demasiado pronto para sacar conclusiones, como que los jugadores están duros por la intensidad de la pretemporada. Pero así como hubo poco fútbol, también hubo poca afición. Al menos unas 1.500 personas presenciaron el espectáculo en el que los jugadores, cuerpo técnico y directivos salieron uno a uno a la cancha para ser presentados en una tarima. 30 segundos de juegos pirotécnicos opacados por la luz del día  y a jugar.

Salió Delfín a la cancha con apenas tres jugadores del equipo del 2016: Pedro   Ortiz en el arco, Francisco Silva en el centro de la defensa y Marcos Cangá por la derecha. El resto de jugadores son parte de la renovación del equipo: José Madrid como lateral izquierdo y el venezolano Jhon Chancellor completando la defensa. Los volantes centrales fueron Luis Luna y el uruguayo Matías Duffard, y los de avanzada Henry Patta y Álex González, un juvenil que ha llenado la retina del entrenador Sanguinetti. Arriba, los dos fichajes “pesos pesados” del Delfín: Carlos Garcés y Roberto “La Tuca” Ordóñez. 
Fue ese el equipo que estuvo durante un primer tiempo en el que el “cetáceo” tuvo dos opciones claras, no por haberlas creado, sino por errores en la salida de los machaleños. Garcés y Duffard no pudieron anotar frente al portero visitante. No hubo más emociones en un partido trabado en la media cancha, y en la que la presencia de Luna en la zona de corte fue creciendo. En el fondo pareció Chancellor, correcto en la entrega, pero lento en el anticipo y en la lectura del partido. 
En la segunda parte hubo una serie de cambios que desvirtuaron la pizarra. Llegó el gol tras un descuido defensivo que dejó pivotear de cabeza a Garcés. La pelota cayó en el área chica en donde la esperaba el recién ingresado Geovanny Macías, que conectó la pelota de mala forma, pero con tanta suerte que se terminó metiendo en el arco. Fue la única emoción de un equipo que aún parece verde, pero que tiene nueve días para mejorar el nivel de cara a su debut frente a River. Sanguinetti tiene trabajo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala