Actualizado hace: 36 minutos
Perros envenenados

Cuatro mascotas fueron muertas en La Paola y una está convaleciente, dicen moradores.

Miércoles 18 Enero 2017 | 04:00

Carlos Franco terminó de bañar a su mascota “Nan-Nan” y a los tres minutos el perro empezó a convulsionar.

Aquello ocurrió el domingo en la ciudadela La Paola de  Montecristi, cuando el perro después del baño salió a la vereda e ingirió un alimento  y mientras agonizaba alcanzó a vomitar una sustancia café.
Franco  quiso trasladarlo  a una veterinaria para salvarle su vida, pero la mascota, de 10 meses de edad, desmayó y murió.
“Nosotros lavamos la baba que dejó en la vereda, pero quedó una mancha que aún no se puede eliminar. Por eso afirmamos que fue asesinado con algún veneno”, expresó. 
Con el fallecimiento de “Nan-Nan” ya son cuatro los perros que han muerto en La Paola y los vecinos insisten en que fueron asesinados posiblemente con veneno para ratas. 
Franco manifestó que el primer cachorro asesinado fue “Chapulín”, cuando salió de la casa de sus amos y lo hallaron muerto en la esquina de un callejón. Aquello sucedió el lunes 9 de enero y al día siguiente  volvieron a envenenar a otra mascota llamada “Chucky”. El perro convulsionó varios minutos y luego falleció. 
El jueves encontraron a otra mascota sin vida y la historia volvió a repetirse el domingo, pero en este caso fueron dos:  “Nan-Nan”  y “Peluche”. La primera mascota  falleció y la segunda está convaleciente. 
Los vecinos informaron que “Peluche” sobrevivió porque le dieron leche y luego abrieron su hocico para que bebiera aceite de cocina. A los pocos segundos empezó a vomitar el alimento envenenado. 
Ahora “Peluche” permanece dentro de la casa de sus amos.
 
Policía.  María García es madre de una bebé de 18 meses de nacida y manifestó que presentó la denuncia en la Policía por temor a que  los niños también sean envenenados.
“Vivo en el callejón donde están envenenando a los perros y aquí habitan más de once niños. Nuestro temor es que ingieran algún tipo de alimento envenenado”, expresó García. 
Con la denuncia, ella exige a la Fiscalía impulsar una investigación para dar con el responsable de aquellas muertes. 
Nadie sabe quién y por qué motivos están envenenando a los perros, sin embargo, José Franco pide que aquellas muertes no queden impune. 
El artículo 249 del Código Orgánico Integral Penal establece como una contravención el asesinato de mascotas, cuya sanción es de 3 a 7 días de prisión.  
Mientras que la persona que produzca alguna lesión  que afecta la integridad del perro será sancionada de 50 a 100 horas de servicio comunitario en albergues o fundaciones, agrega la ley. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala