Actualizado hace: 5 horas 11 minutos
Miguel Cedeño Sornoza
El Ecuador casa adentro y el de las calles

En días pasados alguien me decía que los gobiernos anteriores no hicieron nada y que el que está por entregar el poder salió de ese molde para convertirse en redentor.

Martes 17 Enero 2017 | 04:00

Entonces le pregunté a esa persona de dónde sacaba ese criterio. Me respondió que de las carreteras, puentes, escuelas del milenio, hospitales, hidroeléctricas y otras obras ejecutadas por la actual administración gubernamental.
Mi reflexión ante este criterio fue el siguiente: Hay dos naciones en este país, el Ecuador casa adentro y el que vemos fuera de nuestros hogares.
El Ecuador de fuera de nuestros hogares es ese. Carreteras de cemento, incluso donde pasan pocos vehículos durante el año. Hospitales que parecen clínicas, pero que no tienen medicamentos para entregar a sus pacientes. Hidroeléctricas que costaron miles de millones de dólares, pero se sigue yendo la energía eléctrica en los barrios de las ciudades por caídas de voltaje.
El Ecuador que vemos fuera de nuestras viviendas también es el de las escuelas del milenio donde los estudiantes de la Amazonía se sienten extraños porque están acostumbrados a vivir en hogares humildes en los que falta aire acondicionado pero sobra calor humano.
Mientras, el Ecuador casa adentro es aquel donde viven 7 miembros de una familia y tan solo uno trabaja. El Ecuador casa adentro es del joven de 20 años que debe salir a vender caramelos en los buses porque no encuentra trabajo en ningún lado.
El Ecuador casa adentro también es cuando no alcanzan los recursos económicos para pagar los servicios básicos, o cuando una familia tiene que salir a recoger dinero en las calles para poder pagar el funeral de un miembro fallecido.
Cuando en Ecuador exista menos desigualdad, menos odios,  menos insultos, menos rencores, menos prepotencia, será otro país.
Por eso recapacitemos al momento de depositar nuestro voto. No nos dejemos llevar por ese amor enfermizo a ciertos personajes que ya tuvieron su oportunidad y además porque será refrescante para Ecuador tener otro tipo de ideas, mucho más abiertas a la realidad mundial.
La nación va camino a caerse en pedazos si mantenemos el mismo rumbo. 
Las deudas con acreedores internacionales y los impuestos no son otra cosa que pan para hoy pero hambre para mañana.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: