Actualizado hace: 5 minutos
Joffre fue de la fiesta a la tumba

Eran las dos de madrugada del primer día del año cuando Joffre Castro Solís decidió irse a su casa. Él estaba en una fiesta realizada para recibir el 2017.

Martes 03 Enero 2017 | 13:50

Se subió a una moto y se fue rumbo a su vivienda ubicada en “Guayaquil Chiquito”, del sector Las Palmas, del cantón Baba. Minutos después sufrió un accidente, cerca  del complejo turístico “Sucunuta”.

El hombre, de 32 años, se dedicaba a la agricultura.
Según el informe policial, Castro llegó con signos vitales hasta el hospital de Baba, donde perdió la vida horas más tarde a causa de los golpes que presentaba en su cabeza.
Roberto Fernández, quien fue la primera persona en encontrar a Castro, dijo que estaba tendido sobre la calzada, y que luego de varios minutos fue llevado por moradores del sector hasta el hospital babense. 
FAMILIA. En “Guayaquil Chiquito”, sector donde Joffre fue velado, había mucho dolor en parientes y amigos, quienes no podían creer lo ocurrido, pues, pocas horas antes del accidente habían visto al occiso bailando alegremente en la fiesta de fin de año que tradicionalmente organiza la familia. 
“El pasó toda la noche de fin de año con nosotros. Se lo veía feliz como siempre. A una prima incluso en pleno baile de año nuevo le dijo dicho entre risas ‘me siento alegre ñaña, quiero bailar hasta que el cuerpo aguante”, contó Raúl Castro, hermano.
Dayana Castro, hermana, contó que a las 02h00 aproximadamente su hermano decidió irse de la fiesta familiar. “Tres veces le quitamos las llaves para que no maneje la moto en el estado en que estaba (ebrio), pero no hizo caso. Si no le hubiéramos devuelto las llaves, nada hubiera pasado”, señaló. 
Decenas de personas acudieron al velorio de Castro en el recinto “Guayaquil Chiquito”. 
Según su padre Nelson Castro Avilés, él era muy alegre y amiguero. “Siempre salía a jugar pelota y le gustaba bromearse con amigos, era un muchacho que se dedicaba a trabajar (bananera) para mantener a su familia”, aseguró.   
Castro deja dos menores en orfandad, un niño de siete años y otro de cuatro.
El sepelio fue ayer en el cementerio de Baba. Con música y cohetes se desarrolló el funeral. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala