Actualizado hace: 27 minutos
Barrio
Ricas fritadas

La parroquia Tandapi, que se ha convertido en un paso obligatorio para quienes circulan por la vía Santo Domingo-Alóag, es reconocida por la rica fritada de cerdo que expenden sus comerciantes.

Martes 03 Enero 2017 | 04:00

 Y son precisamente estos comerciantes los que se sienten preocupados por el bajón que sufrirán sus ventas con la construcción de un nuevo peaje (el tercero) cerca del sector, indicaron.  

Blanca Zambrano lleva 18 años en el negocio de la venta de carne cocinada de cerdo.
Ella dice que tras el terremoto las ventas decayeron, pero con el peaje “todo se pondrá peor”.  
“Antes vendía hasta 200 platos de fritada diarios, pero en la actualidad no llego ni a 30”, enfatizó. 
Ella cree que con la construcción de la estación de cobro los conductores buscarán vías alternas haciendo que su negocio y el de sus vecinos sean “golpeados”.
Rocío Clarón también se dedica a la venta de fritada; sin embargo, no le ha ido bien en los últimos meses por distintos factores, uno de ellos, indicó, es el nuevo peaje, que está en proceso de construcción. 
La obra está a cargo de la Prefectura de Pichincha, a través de la constructora Hidalgo & Hidalgo, concesionaria de la carretera.  

Problema. Para Jhony Yanchapaxi, morador de Tandapi, la ubicación de una nueva estación de cobro generaría escasez de clientes, así como también la disminución de ingresos económicos. 
“Necesitamos un apoyo, no algo que nos perjudique. Tres peajes en 100 kilómetros es inaceptable”, comentó. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala