Actualizado hace: 11 horas 11 minutos
¿Mala práctica médica y deshumanización?

Ingresa al Hospital Carlos Andrade Marín del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) un paciente masculino de 69 años, abogado de profesión, por sus propios pies, despierto, consciente, para estudio, investigación, diagnóstico y tratamiento de alguna enfermedad que estaba produciendo los síntomas descritos.

Domingo 24 Julio 2016 | 04:00

Pasa 20 días ingresado en el departamento de salud mental, se le hacen exámenes incluida una tomografía axial computarizada, que aparentemente es normal. Le transfieren al Centro de Reposo San Juan de Dios en el Valle de los Chillos, con el diagnóstico de ”trastorno bipolar”.

La médica psiquiatra del centro de reposo no cree en ese diagnóstico y piensa que podría ser una demencia orgánica inicial; pensamos que es importante conseguir la historia clínica completa de esos 20 días en el HCAM. Primer obstáculo imposible de solucionarlo: en archivo, una secretaria de los tiempos de la Gestapo se niega rotundamente a dar el CD con la historia a la hermana, al primo hermano médico y a la propia esposa, aduciendo que el paciente debe firmar una solicitud o delegar a una persona con un poder legal. 
Para esto existía en el paciente un deterioro severo de las funciones cognitivas y una incapacidad para poder alimentarse solo y caminar, que lo hacía con la ayuda de otra persona, peor podía firmar algo. Nunca se obtuvo la historia. Al pasar 7 días de estar en el centro geriátrico presenta tos, flemas y se piensa en una neumonía nosocomial; se pide otro TAC de cráneo y pulmones y la radióloga informa exceso de líquido cefalorraquídeo que correlaciona con atrofia cortical y subcortical; el primo médico lleva las placas para que lo vea un neurorradiólogo del Hospital Metropolitano y observa una zona de infarto temporal derecho como secuela de un accidente vásculo cerebral (apoplejía). 
El diagnóstico estaba hecho a los 42 días del inicio de los síntomas; sin embargo la infección de los pulmones no mejoró y se tomó todo el cuerpo en un fallo multiorgánico secundario a una sepsis generalizada.
Se lo lleva de nuevo en forma urgente al HCAM transferido por el Centro de Reposo para que el paciente no se muera allí, se paga una ambulancia particular (120 dólares) y es aceptado en Urgencias del HCAM y pasado en forma inmediata a la Unidad de Críticos para ser evaluado y tratado. 
Al día siguiente, a las pocas horas del ingreso nos dicen que al tratar de coger una vía intravenosa en la yugular se complicó y se hizo un neumotórax derecho (se picó el pulmón); rematado el paciente, se espera su muerte en horas. Querían pasarlo a otro hospital porque no hay camas en la Unidad de Cuidados Intensivos del HCAM.
¿Quiénes responderán por esta muerte? Los culpables deben ser investigados y sancionados en forma ejemplar. Si esto se hace con un abogado y de por medio un familiar médico ¿Qué pasa con la gente humilde? 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: