Actualizado hace: 9 horas 42 minutos
Cientos de personas despiden al periodista asesinado en Ucrania

Sábado 23 Julio 2016 | 12:37

Cientos de personas acudieron hoy a la capilla ardiente instalada en la iglesia de Todos los Santos de Minsk para despedir al periodista ruso-bielorruso Pável Sheremet, asesinado el pasado miércoles en Kiev en un atentado con bomba.
La ceremonia, cuyas imágenes transmitió en directo Radio Liberty en su página web, concluyó con un cerrado aplauso de homenaje cuando el féretro con los restos de Sheremet salió del templo para ser colocado en el coche funerario para su traslado al cementerio.
Sheremet fue sepultado junto a los restos de su padre en el cementerio Norte de Minsk, en las afueras de la capital bielorrusa.
El periodista de 44 años, murió de las heridas recibidas a causa de explosión de una bomba en los bajos del coche que conducía cuando se dirigía de su domicilio a las oficinas de la emisora Radio Vesti, uno de los medios para los que trabajaba.
"Las fuerzas de seguridad no duermen para esclarecer ese horrible asesinato. Siento una responsabilidad personal para que se haga lo antes posible", declaró ayer el primer ministro ucraniano, Vladímir Groysman.
Según el fiscal general de Ucrania, Yuri Lutsenko, lo único que pueden decir de momento los investigadores es que el asesinato del periodista "no fue obra de una sola persona, sino de un grupo".
"Estamos analizando todas la imágenes de vídeo, no sólo las que han sido difundidas en internet", dijo ayer Lutsenko en comparecencia de prensa.
El fiscal general se refería a las imágenes captadas por una cámara de videovigilancia en las que se ve a una mujer la noche previa al atentado haciendo manipulaciones en los bajos del coche que utilizaba el periodista.
En el vídeo se ve además que la mujer conversa con un hombre, que aparentemente supervisa sus acciones.
Los servicios de seguridad ucranianos barajan varias posibilidades sobre los motivos del asesinato, en primer lugar la actividad profesional del informador, muy crítico con las autoridades, oligarcas y algunos combatientes en el este del país.
Tampoco descartan que haya sido una venganza personal ni que detrás del asesinato esté la "mano de Moscú", en un intento de desestabilizar la situación en Ucrania.
Por último, se considera la posibilidad de que Sheremet no hubiese sido el objetivo del atentado y que este estaba dirigido a su pareja, Aliona Pritula, propietaria del coche explosionado y del influyente diario digital Ukraínskaya Pravda, en el que también escribía el periodista.
Sheremet comenzó su carrera profesional a comienzos de los años noventa en la televisión bielorrusa y en 1996 fue nombrado jefe de la corresponsalía de la Televisión pública de Rusia en Minsk.
Crítico acérrimo del presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, en 1997 fue detenido cuando preparaba un reportaje sobre la situación en la frontera bielorruso-lituana y acusado de hacer una labor periodística ilegal y de recibir dinero de servicios secretos extranjeros.
Sheremet fue condenado entonces a dos años de prisión por la Justicia bielorrusa, pero recuperó la libertad después de tres meses de reclusión gracias a las presiones de Rusia.
Se trasladó a Moscú, donde desempeñó diversos cargos en la dirección de informativos del Canal 1 de la televisión rusa, incluido el de conductor del programa semanal de análisis "Vremia". EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala